Luke Winslow-King en el Kafé Antzokia de Bilbao por primera vez

Primera visita a Euskadi de Luke Winslow-King, este joven artista norteamericano que forma parte de la hornada de músicos estadounidenses que se mantienen fieles en la actualidad al sonido creado en su país durante las décadas de los años 20 y 30, como hacen otros como Meschiya Lake and The Little Big Horns, Pokey Lafarge o los descomunales Old Crow Medicine Show. Una música que mantiene su plena vigencia a día de hoy, casi un siglo después de haber sido inventada. Jazz, Swing, Blues rural, Country… todo cabe en la propuesta de este gentleman armado de slide con look de Clark Kent, que acompañado de la dulce voz de su mujer Esther Rose, el baterista de pegada jazzy Ben Bohannon, la contrabajista italiana Alessandra Cecala -vestida para hacer un cameo en “La casa de la pradera”-, y el fenomenal guitarrista Roberto Luti nos hicieron disfrutar como bellacos en su show de Bilbao.

La sala superior del Kafé Antzokia se dedica desde hace unos meses a ejecutar conciertos de pequeño formato, en un ambiente acogedor y más intimista que el de su sala principal… Con el señor Winslow se superaron las mejores previsiones y se colgó el “no hay entradas” en taquilla, por lo que mucha gente se tuvo que dar la vuelta y volverse a su casa. Gran ambiente previo entre un público seguro de que íbamos a ver un show excelente que se tornó en una fiesta en la que Luke y sus colegas, yo creo que también motivados ante el empuje de la audiencia, nos trasladaron al calor asfixiante de los pantanos de Louisiana durante hora y cuarto, y nos regalaron un show que no dejó indiferente a nadie de los allí presentes seguro.

Luke ha publicado cuatro discos hasta el momento: tanto su debut homónimo en 2008 y su secuela “Old/New Babe” un año después, grabados bajo el sello Fox On The Hill. Los más recientes, “The Coming Tide” (2013) y “Everlasting Arms” (2014), ya han visto la luz bajo el auspicio de Bloodshoot Records, probablemente el sello más potente de la actualidad para los artistas encuadrados en la onda “Americana”. Fueron estos dos últimos la base de su set interpretado en Bilbao, aunque también tocaron alguna cosa antigua e incluso presentaron algún tema nuevo aún no editado.

En concierto comenzó con el trío formado por “The Crystal Water Springs”, “The Coming Tide“ -donde Esther se encarga de las segundas voces y de tocar el washboard- y “Jitterbug Swing“ – homenaje a ese tipo de baile de los años 30 ejecutado al ritmo de las Big Bands -, antes de darnos la bienvenida a todos los presentes y agradecernos estar allí. Los punteos a la Stratocaster del señor Luti sobrevuelan sobre todos los temas en su nuevo disco, y su trabajo a las seis cuerdas se convertirá en imprescindible para darle ese plus a la actuación de la que sin duda carecería en un formato más acústico. Algunos quizá conozcáis a este tipo por su colaboración en el proyecto “Playing For Change”, con el objetivo de grabar a músicos procedentes de diferentes culturas a lo largo de todo el globo terráqueo. Excelente instrumentista. Sus aullidos con la guitarra acompañando la slide de Luke provocaron los momentos más sublimes del concierto.

Luke Winslow-King en el Kafé Antzokia Bilbao por primera vez

Continuaron con Winslow colgándose la armónica en “Tell Me You Love Me” , la bluesy “Domino Sugar”, la tradicional “Everlasting Arms” -maldita canción, no me quito la melodía de la cabeza-, y “As April Is To May”, uno de los dos únicos temas interpretados de su segundo disco. Esther ha cambiado hace rato la tabla de lavar por una herradura de caballo, y se dedica a hacer percusión con ella golpeando con un destornillador…¿quién decía que los instrumentos musicales son caros?.

Si os gustan artistas como Stacey Earle & Mark Stuart, el matrimonio King se mueve en parámetros similares, aunque la hermana de Steve se basa en un sonido algo más actual… En la parte final la banda ya se lanza a tumba abierta y enlazan “Traveling Myself”, “Let´em Talk” -puramente inspirada en los sonidos de Nueva Orleans-, “Cadillac Slim” y el single “Swing That Thing” con toda la sala bailando y dando palmas. El grupo se retira brevemente y la gente pide más, así que antes de los bises Luke vuelve para tocar un pequeño set acústico en solitario con “Last Night I Dreamed My Birthday”, y la nueva “Breakdown The Walls” -donde nos hizo cantar a todos el estribillo consiguiendo uno de los momentos más especiales del concierto-, antes de terminar con toda la banda de nuevo con “Kokomo Blues” y “Goin´ Home”.

Luke Winslow King en el Kafé Antzokia de Bilbao por primera vez

Sorpresón mayúsculo con esta pareja y su delicia de concierto en Bilbao. Luke Winslow-King pidió que le disculpásemos ante la gente que se quedó fuera sin entrar, pero aseguró que volverá pronto. Apuesto a que lo hará en la sala principal, y no me extrañaría que entonces vuelva a agotar las entradas de nuevo.

Texto por J. M. Martínez.

Fotos de Koldo Orue 

Luke Winslow-King en el Kafé Antzokia

 

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Jayhawks, para paladares exquisitos

Crónica del segundo de esta gira española de The Jayhawks en la...
Leer Más