Gospel Blanco, Eucaristía Negra. Slim Cessna’s Auto Club & Ghost Number and His Tipsy Gypsies

Slim Cessna’s Auto Club & Ghost Number and His Tipsy Gypsies en el Kafe Antzokia el 7 de octubre de 2016.

Atemorizar, el miedo y la opresión como vínculo de la debilidad del hombre con la fortaleza de Dios, un miedo impuesto por el fervor y la fe, traducidos en la teatralidad y oscuridad musical de la congregación de Denver que teniendo por ministros de su credo a la diabólica dualidad Slim Cessna y Munly Munly no pararon de bailar y retorcerse convulsionados llamando, mejor dicho, clamando histéricos desde el Kafe Antzoki, corazón del pecado el pasado viernes siete de octubre, a un Dios atávico, clamando a un Dios oscuro y vengativo que exige que en estos nuevos tiempos se le ofrezcan unas nuevas mitologías de las cuales Slim Cessna’s Auto Club son su ara sacrificial.

Slim Cessna´s Auto Club en Bilbao 2016

Pero no adelantemos ni exaltemos los acontecimientos todavía. Cada liturgia tiene sus tiempos y como introducción al magistral recital de los americanos, tocaba preparar el templo a la jóven y talentosa formación donostiarra Ghost Number & His Tipsy Gypsies.

Agallas y talento para un grupo que tributó a la música que hizo grande al sureste del gigante norteamericano, reuniendo en un nutrido y exitoso combo una magnifica intrumentación para pasearnos por el gran folk y country de los años veinte y treinta. Una vuelta a las raices de la música espiritual sureña, algún relámpago de exitante Rag-Time, blues quejumbroso y un fuerte apego por el humo y el licor de Nueva Orleans.

Ghosh Number & his Tipsy Gypsies en Kafe Antzokia 2016

Capitaneados por un jóven David al banjo y voz principal, voz que por momentos recordaba a una deliciosa mezcla de un jovencísimo Johnny Cash con la de un Roy Orbison pletórico. Algo distantes y frios por la momentanea, pero poca afluencia de público y quizás por la presión de abrir para los espiritus de las rocosas, el grupo parecia no encontrarse muy cómodo durante los primeros compases. Destacar su segunda canción “Something on the roads” un medio tiempo superlativo donde la voz y el banjo cabalgaban sólidos e imperturbables sobre las oleadas rítmicas del resto de la banda. Fué con “Tipsy Waltz”  hacia el final de su repertorio cuando el grupo parecio encajarse, sublimarse y empezar a disfrutar sobre las tablas del Antzoki. Y bien lo demostraron con una genial “Alone” quizás mi favorita de la noche y el broche de oro a su acto de introducción con “Dark night Stomp” canción con la que nos dejaron satisfechos y con el alma preparada para recibir la comunión mística y oscura de las bestias de Colorado, cuyos alientos como caballos de vapor exhalaban ya impacientes desde bambalinas.

Ghost Number & His Tipsy Gypsies por su carisma, talento y preciosista puesta en escena son la banda sonora perfecta para contemplar la luna y mecerse en un destartalado vagón  Pullman en los raíles de Chattanooga a Nueva Orleans.

Ghosh Number & his Tipsy Gypsies en Bilbao 2016

Tu no contribuyes en nada a tu salvación, excepto el pecado que la hizo necesaria” Jonatthan Edwards, 1745.

En el horizonte de la llamada “americana” tienen cobijo y se dibujan múltiples ramificaciones, mixturas endogámicas e infinidad de hijuelas bastardas del country rock, folk y góspel sureño, un góspel blanco emborrachado de una espiritualidad recia y apocalíptica, recipiente de una violencia seca, dura y terriblemente cotidiana. Una violencia musical sucia, alcohólica y salvaje que reza por una salvación desde el barro y la mugre de la existencia silenciosa y mediocre, de la existencia de a pie. Una violencia que no nos es posible concebir por pertenecer a un nicho cultural tan alejado y distante, un océano cultural que nos separa de una realidad anclada y sometida bajo las asfixiantes raíces de siglos de influencia calvinista, protestante y anglicana, una cultura donde la vida del hombre simple aún se rige por un diálogo directo y sin interlocutores con Dios y con la muerte.

Slim Cessna´s Auto Club en el Kafe Antzokia Bilbao 2016.1

La congregación dirigida por el espigado y amable, incluso enternecedor y carismático Slim Cessna, caía sobre el escenario del Antzoki como una violenta tormenta en una sofocante tarde de verano, seguido por su hermano en la fe, el cadavérico y místico Jay Munly Munly, Lord Dwight Pentecost a las cuerdas, Rebecca Vera al slide y teclados, Ian O’Dougherty al bajo y el monolítico Peeler al mando de las percusiones.

Tiñendo la atmósfera del negro más negro del mundo Slim Cessna’s Auto Club hacían toda una declaración de intenciones arrancando furiosos su oficio con “Jesus, is in my body” y “This is how we do things in country” demostrando que habían venido desde Denver a cantarnos sobre el pecado y sus emolumentos a nuestros corazones e interceder para la redención de nuestra alma o arrastrarla con ellos de vuelta al infierno. Con una densidad sobrecogedora, un sonido perfecto y una comunión total con el público los vaqueros del espíritu enfundados en sus hábitos de denim negro nos zarandearon de arriba a abajo, de derecha a izquierda y de dentro hacia fuera con sus hits habituales y buen repaso a su nuevo trabajo “The commandements according to SCAC” de los cuales tocaron los mandamientos cuarto, quinto y séptimo. Aunque en escucha en el disco se percibe una orientación hacia sonoridades mas “rock estandar” en directo encajan a la perfección con sus viejos himnos.

Slim Cessna´s Auto Club en el Kafe Antzokia Bilbao 2016.7

La eucaristía alcanzó el clímax cuando los soldados del delgado Cessna arrancaron al público un júbilo desmedido interpretando seguidas “Americadio” y “Magalina Hagalina Boom Boom” rozando el delirio de aquel que transita de la vida material a la vida espiritual por los caminos de la muerte.

Slim Cessna´s Auto Club en el Kafe Antzokia Bilbao 2016.11

Tras casi setenta minutos de concierto la congregación se despidió de sus fieles lanzando un bis que tuvo por última canción “That fierce cow is common sense in a country dress” dejando una sinergia y hermandad espiritual absoluta entre las casi doscientas personas que asistimos al ritual mágico y poderoso de los de Denver. Para culminar de manera brillante y sentimental el propio Slim Cessna se despidió personalmente de sus feligreses cantando a capela, con un acompañamiento de karaoke “For the good times” de Ray Price mientras sus hermanos recogían todo el arsenal empleado en nuestra conquista religiosa.

Slim Cessna´s Auto Club en el Kafe Antzokia Bilbao 2016

Ansiando desde ya poder volver a disfrutarles en directo nos queda este magnífico nuevo álbum para seguir profundizando en la oscuridad y dimensión de uno de los grupos referentes y bandera en la “nueva ola” del country americano. Amén joder, amén.

Texto IAN MASON.

Fotos Koldo Orue (Sitio web de Koldo Orue)

 

More from JM Martínez y Koldo Orue

Monster Truck y The Picturebooks en el Kafe Antzokia de Bilbao

Crónica del concierto de Monster Truck presentando su último disco Sittin’ Heavy,...
Leer Más