Garage Sound Festival, un comienzo prometedor

El Garage Sound se presentó como una nueva apuesta dentro del saturado mundo de los festivales y, en lo referente a la organización, podemos decir que fue un gran éxito. Un recinto cómodo, con muchas actividades relativas al mundo del motor, buena organización horaria en la que se alternaban los conciertos con distintas exhibiciones, puntualidad británica en casi todo el festival, firmas de autógrafos de la mayoría de bandas participantes, espacios y actividades para niños… Lástima que la asistencia del público no fuera la esperada, posiblemente debido a las fechas, la cercanía con otros festivales y a que el cartel, a pesar de estar muy bien seleccionado, adolecía de unos cabezas de cartel realmente fuertes.

IMG_20170714_190855

El viernes nos perdimos a Neon Delta y Tax the Heat, dos bandas muy interesantes, pero que tocaban demasiado temprano en medio de la ola de calor que azotaba Madrid.

IMG_4857

Recién instalados en el recinto, hizo su aparición Shawn James, acompañado de sus Shapeshifters por primera vez en nuestro país. Una banda en plena ebullición que llenó el escenario de sonidos folk/blues enrockecidos, con una formación muy atípica de batería/bajo/guitarra/banjo/violín. La voz del bueno de Shawn fue la protagonista absoluta de una concierto que demostró que es uno de los artista más importantes del género en la actualidad: entusiasta, original y excelente compositor e intérprete, el futuro es suyo. El repertorio estuvo basado fundamentalmente en su The gospel according to Shawn James & the Shapeshifters, (No gods, Lilith,  Strange Days, Like of Fire,…) aunque no se olvidaron de ese gran tema que es Hunger. Destacar el gran papel de Sage Cornelius, violinista excepcionalmente dotado y que llena en todo momento el escenario con su actitud rockera. El público que desafió al calor para llegar al concierto de Shawn no salió defraudado y nos quedamos con ganas de más. Más tarde, conversando con Mr. James, nos confirmó que vuelven en noviembre, a girar por salas. No faltaremos a la cita.

IMG_4873

 

Con un público cada vez mayor y muchos fans entre el público, The Answer hicieron su aparición con Solas,  primer single de su último disco, que visitaron varias veces durante el recital (Demon Driven Man, Thief of light), Under the sky y Never too late nos recordaron aquel gran disco de debut, de hace ya más de 10 años. Un buen concierto de rock que dejó satisfechos a los fans y en el que destacó sobre manera el buen trabajo de Paul Mahon y el carisma de  Cormac Neeson, que acabó cantando entre el público.

IMG_4896

Y llegó el momento más esperado de la noche: The Darkness, cabezas de cartel del día. Y, como siempre, empezaron descargando Black Shuck, y comenzó la fiesta.  Justin Hawkins es una estrella y hace que el show gire completamente alrededor suyo. Vestido con un imposible mono brillante azul, puede que haya perdido un poco de voz con la edad pero sigue dando todo el show que espera el público: se arrodilla, se regocija en su ego cantando “My name is Justin”, hace malabarismos made in David Lee Roth, pasea entre el público tocando la guitarra a lo Angus Young, nada excesivamente original, pero que da el pego ante un público entregado de antemano. La banda está en un buen momento, y su próximo disco, del que podemos escuchar tres temas (incluyendo el estreno mundial de Japanese Prisoner of Love) tal vez les devuelva a la actualidad. One way ticket to hell es su única visita a su segundo álbum, y aunque van desgranando temas de sus discos más recientes, el protagonismo absoluto es para aquel disco debut que hizo que el rock volviera a los primeros puestos de las listas de éxitos hace ya casi quince años. Así tras un recital que no decae en ningún momento, la recta final es un crescendo absoluto con Friday Night, Struck in a Rut, I Believe in a Thing Called Love y Love on The Rocks With no Ice. Como siempre, con estos chicos uno no sabe cuánto hay de verdad y cuánto de parodia (graciosísimo el detalle de la mala colocación de los paneles luminosos, donde se leía FUKC en lugar de FUCK y COKC en lugar de COCK), pero sus shows siempre son entretenidos, ya que una banda con músicos como Tiger Taylor a la batería o el excéntrico Frankie Poullain nunca puede fallar, aunque el protagonismo recaiga siempre en el mayor de los hermanos Hawkins.

IMG_20170714_223223

Como sinceramente no soy muy fan de los grupos tributo y entre el madrugón, el trabajo y el calor sufrido el cuerpo no daba para más, nos retiramos a casa y no pudimos disfrutar de Dios salve a la reina, grupo tributo de Queen, que era uno de los grupos más esperados por el público asistente; y tampoco de Mustach, que por lo que nos comentaron dieron un show para un público ya muy reducido. Una pena, pues son una banda con mayúsculas.

El sábado volvimos a desafiar el calor, llegando temprano al recinto, aunque por desgracia no lo suficiente como para disfrutar de los Brazos.

IMG_4926

Barbe-Q-Babies, la banda de chicas finlandesa, llenaron el escenario de ese rock que tan bien saben hacer en los países nórdicos. Fueron directas al grano y fueron descargando lo mejor de su repertorio, Let Me Out, One Mora (And I´ll Be gone), Spell, Twisted Little Sister, SFTU,… Una actitud maravillosa que demostró que las chicas rockeras están hechas de una madera especial. Tanto la bajista Katja como Niki rockean embarazadísmas, sobre todo esta última, en medio del insoportable calor de la tarde madrileña y no se quejan lo más mínimo (es más, la vocalista bromea acerca de su barriga cervecera). Indudablemente, muy buen sabor de boca el que dejaron estas chicas. Ahora comprendemos porqué Andy McCoy habla maravillas de ellas.

IMG_4929

No esperaba nada de Terrorvision. Reconozco que en su momento de gloria (93-94) disfruté una y otra vez de sus singles, pero se desvanecieron y estaban olvidados en un rincón de mi memoria. Saber que éste era su único show del año también hacía sospechar un bolo de compromiso. Pero nada más lejos de la realidad, desde el comienzo con Enteralterego y Alice, What´s the Matter hasta el final con la obvia Oblivion, la banda dio una lección de rock vitaminado que sorprendió hasta a los menos predispuestos. No todas las bandas tienen una colección de temas como Pretend Best Friend, American TV, Celebrity Setlist, Josephine, Discotheque Wreck,… no se dejaron ni uno, claro. Tony Wright, con su imagen de típico hooligan inglés no dejó de animar el show durante todo el recital, el tatuadísimo Mark Yates dio una lección de simplicidad con la guitarra, el bajista Leigh Marklew puso la elegancia,… una banda de imagen muy heterogénea y desconcertante pero que, realmente, dio un show impecable.

IMG_4949

Esperadísimos Ugly Kid Joe, después de más de veinte años sin visitar tierras españolas. Algo que pudimos confirmar al ver numerosas camisetas de los californianos entre el público. Otra banda que tuvo tiempos mejores, pero que demostró estar en un estado de forma impecable. El comienzo con Neighbour puso a todo el público a cantar. Jesus Rode a Harley y Pandhandlin Prince siguieron elevando el nivel, que nunca decayó. Es lo bueno de tener que preparar un setlist festivalero de una hora: no hay más remedio que colocar un hit detrás de otro, y si se necesita algo más, siempre se puede tirar de versiones como el clásico de Motorhead Ace of spades, muy celebrado por el público. Así se siguieron sucediendo todas las canciones que esperaban los fans, desde Devil´s Paradise a Milkman´s son, manteniendo una intensidad de crucero que solo abandonaron para revisar ese viejo tema de Harry Chapin (Cat´s in The Cradle), que fue su mayor éxito en EEUU, aunque todos recordamos con más cariño Everything About you, con el que cerraron el concierto por todo lo alto.

IMG_20170715_210645

Y llegó la hora de los cabezas de cartel del sábado y, vista la asistencia, del festival: Extreme. Una banda que lleva casi diez años sin publicar material nuevo y que últimamente se ha dedicado a celebrar el XXV aniversario de su mítico Pornograffiti, que fue sin duda la base del recital. Ya, para empezar, descargaron tres temas del clásico disco por el que aparecerán en las enciclopedias rockeras:  It´s a monster, Lil Jack Horny y Get the Funk Out. Gary Cherone es un frontman de la vieja escuela y sabe llenar el escenario con elegancia, aunque a medida que avanza el concierto, baja la intensidad. De todas formas, Nuno Bettencourt es el líder de la banda, buscando momentos para tocar piezas instrumentales y embelesando a todos los fans con su maestría a la guitarra, que en algunas ocasiones roza el barroquismo.  Momentos de gran brillantez se intercalaron con otros más aburridos, siendo el momento estelar, como no podía ser menos, una coreadísima More Than words, en la parte central del concierto. Cupid´s Dead sirvió para presentar a la banda, y fueron acabando con Hole hearted, precedida por un fragmento de Kashmir y Decadence Dance, con la que cerraron el concierto.  Pero todavía había más: Warheads, enérgica canción que dio paso a una prescindible versión de We Are The Champions (¿era necesario?) donde Cherone evidenció su cansancio y la dificultad de llegar al tono que necesita ese tema. Un concierto con claros y sombras, que nos dejó un sabor agridulce. Extreme tienen que dar un paso adelante y dejar de vivir de glorias pasadas.

IMG_20170716_000842

Después de su triunfo en el Azkena, sabíamos todo lo que podía dar de sí el concierto de Thunder y no salimos defraudados. Comenzaron como allí, con la maravillosa Wonder Days, un tema que suena como todo un clásico, para seguir con Enemy Inside, otro tema nuevo. Los fans que no han seguido a la banda y esperaban un show más de greatest hits empieza a calentar motores con River of Pain, pero vuelve a ver como suena otro de los temas de sus últimos trabajos: el maravilloso Resurrection Day. Tenéis que poneros al día, muchachos: esta banda no vive de tiempos pasados como Extreme. Higher Ground nos devuelve a los viejos tiempos, que no mejores., como demuestra In Another Life, otro pelotazo de su último disco. Backstreet Symphony suena mejor que nunca, y Danny Bowes demuestra que es uno de los mejores canciones de rock que hay en la actualidad y que Thunder es una de las bandas más infravaloradas de la historia, sin lugar a dudas. Love Life in High Places es el momento balada, una canción coreadísima por todo el público, sin duda uno de los momentos del festival. Seguimos repasando los discos más actuales de la banda, con The thing I want y Serpentine, que suenan a clásico en manos de estos musicazos. I Love You More Than Rock ‘n’ Roll, toda una declaración de intenciones, pone el puto y final a un concierto corto, demasiado corto; que nos deja con muchas ganas de que vengan a visitarnos en salas proximamente. El retraso acumulado por los Extreme ha afectado a la duración del de Thunder.  Un poco contrariados y agotados después de un día de mucho calor, no nos quedamos a disfrutar del show de Nashville Pussy. Otra vez será.

IMG_20170716_013717

 

Escrito por
More from Javier Casamor

EL Huercasa Country Festival sobrevive al aguacero con un sábado espectacular

Estuvimos en la cuarta edición de Huercasa. Lastrado por la suspensión de...
Leer Más