Me rindo a sus pies señor Steven. Crónica Little Steven and the Disciples of Soul

Little Steven and the Disciples of Soul, Noches del Botánico 11 de Julio del 2018, Madrid.

20180716 little 2

La primera vez que fui a ver a Bruce Springsteen me quede alucinado con su segundo de a bordo y más flipé cuando lo vi como Silvio Dante en una de mis series de culto Los soprano. Por eso me resulta difícil verle y no tener recuerdos, no ver pasar imágenes, emociones y sentimientos.

Y es que Steven Van Zandt saca a relucir mi nostalgia infinita hacia los buenos tiempos de forma muy sencilla y me recuerda de forma cristalina las cosas que de verdad importan.

20180716 little 3

Desde los primeros compases del concierto algo se estremecía en nuestro interior. La música siempre llega para salvarnos de todo, y yo todavía me asombro ante un milagro tan cotidiano como que unos inconmensurables músicos conviertan el aire en un gozoso momento de disfrute. Nada importaba fuera de allí.

La noche madrileña agradable y el enclave perfecto de las noches del botánico prometían una velada mágica.

Es milagroso ver a 15 personas en el escenario, pasan cosas en todo momento. Se gustan, se divierten y allí están sonriendo y deleitándose de verdad, sin imposturas.

20180716 little 4

Allí recordamos a Arthur Conley, The Breakers, Etta James, Cocktail Slippers, James Brown, Jimmy Barnes. ¿Esto era un concierto o una master class?

En los momentos en que estalla la sección de viento supe que era un privilegio estar allí. Los solos eran de un nivel incalculable.

Las coristas por momentos te llevan al cielo, tienen un swing, un flow, un buen rollo inapelable. Es todo un placer contemplarlas.

“I believe in you” Mr. Steven

Este tipo te maneja blues, jazz, reggae, rock n´roll o garaje. Te hace un programa de radio o interpreta a un personaje dispar, es un puto maestro. Y lo más importante de todo tiene un don, rebosa carisma por todos lados.

Esta noche fue y será en mi memoria Dirty Rock, sin medias tintas, un sonido bastardo donde la política o la vida son secundarios, donde toca sentir, amar y disfrutar la música. Rendir pleitesía a nuestros héroes musicales y explotar en un trance de frenesí visceral.

Yo soy un soñador y como tal amo a los tipos como Steven, que te hacen creer en la magia de los personajes del cine que aunque están condenados a fracasar en la vida real, no puedes dejar de amarlos y añorarlos.

Este tipo ama la música, y yo me sentía con la sensación de euforia como si España estuviese jugando la semifinal del mundial, me daban ganas de gritar o vitorear alguna consigna.

20180716 little 5

Destacaría “Sweet Soul Music”, con la que comenzó, “The Blues is my Business” fue descomunal, y “Out of the Darkness” con la que acabo el concierto tras regalarnos 24 canciones.

En el tramo final o encore, se subió al escenario Michael Monroe para interpretar de modo salvaje “Dead, jail or Rock ´n´Roll” y sacarnos una enorme sonrisa de satisfacción.

Después “I don´t want to go home” de Southside Johnny & The Asbury Jukes reflejaba nuestro sentir a la perfección, nadie quería irse de allí.

 El sonido impecable y arrollador in crescendo donde llegó “Out of Control” de U2.

20180716 little 28

Fue rotundo, inmenso y apabullante, pero llegó el final y teníamos que irnos muy a nuestro pesar, aunque lo hacíamos con más ganas de vivir y de amar.

 

 

Escrito por
More from José Fradejas

FIB Benicàssim 2017. Día 2

Crónica de la segunda jornada del festival FIB Benicàssim que se celebró...
Leer Más