Southside Johnny: El león de New Jersey en Bilbao

En la segunda fila de la Sala BBK de Bilbao un chico de unos catorce años se sentaba en medio de sus padres. El joven, presenciaba el concierto de Southside Johnny & the Asbury Jukes de forma aparentemente forzada. Su madre le miraba en ocasiones como queriendo medir el grado de entusiasmo mostrado por el muchacho que respondía con un encogimiento de hombros tras otro.

SouthSide-Johnny-Bilbao-2019-crónica.2

El concierto fue avanzando y llegaron las palmas. Y luego el ambiente se fue caldeando, y el chico ya no paraba de moverse en su asiento. La temperatura aumentaba con el paso de los minutos y la sala ya era un clamor con el público en pie casi de forma permanente. Entonces llegó el momento. Empieza Havin’ a Party y se obra el milagro. Y es que ese muchacho, que quizás fuera llevado a rastras o que simplemente no sentía que pertenecía a todo lo que le rodeaba en la sala, ya estaba de pie, y bailaba como un poseso junto a sus padres que se miraban incrédulos.

SouthSide-Johnny-Bilbao-2019-crónica-Sala-BBK

Lo curioso de esto es que quizás ese chico no sepa que un hombre llamado Sam Cooke había publicado esa canción que ahora él bailaba en 1962, y el sábado un músico septuagenario cerraba el círculo transformando ese ‘feeling’ en un regalo que el pibe ya no olvidará jamás.

SouthSide-Johnny-Bilbao-2019-crónica.

La noche comenzó como lo hace cualquier banda de Bar, sin artificios, apenas un saludo de respuesta a los vítores y a partir de ahí el acelerador fuertemente pisado durante más de dos horas que iniciaron con el I’m not that lonely de su álbum Soultime! para retroceder en el tiempo hasta su fantástico disco Better Days con All I Needed Was You. El sonido ya era perfecto cuando llegó Woke Up This Morning de esa maravilla de disco que es Pills & Ammo de 2010 y en la que el cantante sumergió al respetable, a través de su siempre certero manejo de la armónica, en las aguas más pantanosas del sur.

Los temas se sucedían yendo hacia detrás y adelante en el tiempo regalando versiones muy cuidadas de algunos de sus más celebres como la magnífica Love on the wrong side of town o la, desde hace mucho tiempo suya, Without Love de Aretha Franklin.

SouthSide-Johnny-Bilbao-2019-crónica-sala-BBK.

Para entonces la Sala BBK ya se había transformado en una taberna en la que los acomodadores dieron por imposible mantener el orden mientras asistían a la masiva insurrección de los locos inyectados por la energía y el alma de una banda auténtica.

Cuando a posteriori tuvimos acceso al setlist del concierto nos percatamos de que muchas de las canciones previstas habían sido reemplazadas sobre la marcha, añadiendo aún más valor si cabe a la conexión con la banda y su enorme versatilidad. Sobre este aspecto hay que decir que durante la noche Southside Johnny aceptaba peticiones del público llegando acceder a varias de ellas como por ejemplo la magnífica Passion Street o Broke Down Piece of Man (Sam & Dave) a dos voces con Jeff Kazee, mano derecha de Southside tanto en el estudio como sobre las tablas.

Southside Johnny es un cantante infravalorado. Tremendamente infravalorado. Un cantante que parece contar su historia cada vez que sube a un escenario. Un cantante que junto a su banda ofrecen un show tan vigoroso como sutil y que te hace recapacitar sobre la crudeza de la industria musical. Una historia que pudo ser diferente pero que el destino, a veces caprichoso, acabó bifurcando hacia otra dirección marcada por modas e intereses que terminaban por arrebatarle la esencia de su propio arte. Tristemente esta historia no es exclusiva de Southside Johnny y los benditos Jukes, muchos otros se quedaron en el camino tras ser descarrilados de las vías que le habían llevado hasta el reconocimiento ¡Malditas modas!

SouthSide-Johnny-Bilbao-2019-crónica.1

Su nombre está ligado de manera inexorable al de otros gigantes salidos del Garden State NJ, hasta el punto de que para algunos resulta imposible hacer referencia a Southside sin nombrar a los otros. Algunos fans de estos músicos también estaban el sábado en Bilbao luciendo camiseta, incluso llegando a pedir a grito pelado canciones escritas por estos que Southside nunca grabó, en un ejercicio absurdo y quizás irrespetuoso de invocación de un fantasma ya de por sí demasiado presente.

SouthSide-Johnny-Bilbao-2019-crónica.6

Southside y los Asbury Jukes nos deleitaron con una noche de música inolvidable, lo hicieron respetando el sonido que les ha mantenido vivos más de cuarenta años, ese sonido equivocadamente llamado Jersey Sound, empeñados noche tras noche en susurrar al público la esencia de un legado musical genuinamente americano que de forma brillante e irremediable estremece al público con Blues, Soul y Rock and Roll a flor de piel sin cortapisas: This Time Baby’s Gone for Good, I don’t wanna go home, This time is for real, The Fever, Walk Away Renée,… ¡Vaya noche!

Reza el tango que veinte años no es nada pero, ¿y cuarenta? Resulta difícil creer que Southside Johnny y los maravillosos Jukes jamás hubieran pisado España. Es incomprensible que entre tantos conciertos y festivales que han proliferado por nuestro país nunca hubiera un hueco para semejante espectáculo musical, y esto no habla bien de nuestro gusto, si bien algunas imágenes del recital del sábado en la Sala BBK de Bilbao han quedado para el recuerdo confirmando que no todo está perdido. Y si no, que le pregunten a ese chico de la segunda fila por Southside Johnny & The Asbury Jukes. It’s been a long time. Yes it’s. Soul’s on fire!

Patricio Glez Machín y Carlos Pérez Báez. Fotos y vídeos porJorge T. Gómez y Carlos Pérez Báez. Vídeos por Raquel R,, Alberto R., Marley Blonde Tosh, Enric Salas.

 

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

El hombre sin sombra, Mikel Erentxun en el StivalUva

Mikel Erentxun actuó el pasado día 25 de Julio de 2018 dentro...
Leer Más