Existen discos igual de buenos que “Walls of Jericho” de Helloween, pero no mejores…

Helloween en 1985 debutaron discográficamente con su magnífico mini-LP homónimo de cinco temas. Con "Walls of Jericho" (1985) fue el disco que vio crecer enormemente al cuarteto de Hamburgo. Kay Hansen a la voz y guitarra junto a Michael Weikath a la otra guitarra formaron la parte compositiva del disco. Junto a Marcus Grosskopf al bajo y el malogrado Ingo Schwichtenberg a la batería, sonrisa eterna de la calabaza.. Fueron una de las bandas precursoras del power metal europeo, con este disco a ritmo speed y con composiciones complejas y melodiosas lo bordaron, el heavy metal seguía mutando. Arranca el disco con el tema homónimo instrumental, que es una adaptación de la canción infantil "London Bridge is Falling Down", y a continuación como una motosierra en tu cuello "Ride the Sky". Ocho temas de pura energía y velocidad, "Guardians", "Phantoms of Death" o una de mis favoritas "Metal Invaders". Como adolescente viví todas las vueltas de tuerca del metal y Helloween fueron muestra de una de ellas. Los vi por primera vez en 1988, ya con Michael Kiske en versión quinteto, este dio aire a Hansen y engrandeció la banda. Por aquella época Iron Maiden estaban experimentando con el genial "Somewhere in Time". En fin por aquellos tiempos gritábamos aquello de "Heavy Metal (Is the Law)", cierra el disco el épico tema "How Many Tears", luego vendrían los Keeper I y II, el éxito total de la banda y mejor época. Hubo una reedición del disco que unió este con su mini-LP homónimo y el EP Judas. El concepto de portada y contraportada del disco es de uno de los componentes sempiternos de la banda, Michael Weikath.
Helloween en 1985 debutaron discográficamente con su magnífico mini-LP homónimo de cinco temas. Con "Walls of Jericho" (1985) fue el disco que vio crecer enormemente al cuarteto de Hamburgo. Kay Hansen a la voz y guitarra junto a Michael Weikath a la otra guitarra formaron la parte compositiva del disco. Junto a Marcus Grosskopf al bajo y el malogrado Ingo Schwichtenberg a la batería, sonrisa eterna de la calabaza.. Fueron una de las bandas precursoras del power metal europeo, con este disco a ritmo speed y con composiciones complejas y melodiosas lo bordaron, el heavy metal seguía mutando. Arranca el disco con el tema homónimo instrumental, que es una adaptación de la canción infantil "London Bridge is Falling Down", y a continuación como una motosierra en tu cuello "Ride the Sky". Ocho temas de pura energía y velocidad, "Guardians", "Phantoms of Death" o una de mis favoritas "Metal Invaders". Como adolescente viví todas las vueltas de tuerca del metal y Helloween fueron muestra de una de ellas. Los vi por primera vez en 1988, ya con Michael Kiske en versión quinteto, este dio aire a Hansen y engrandeció la banda. Por aquella época Iron Maiden estaban experimentando con el genial "Somewhere in Time". En fin por aquellos tiempos gritábamos aquello de "Heavy Metal (Is the Law)", cierra el disco el épico tema "How Many Tears", luego vendrían los Keeper I y II, el éxito total de la banda y mejor época. Hubo una reedición del disco que unió este con su mini-LP homónimo y el EP Judas. El concepto de portada y contraportada del disco es de uno de los componentes sempiternos de la banda, Michael Weikath.

Helloween en 1985 debutaron discográficamente con su magnífico mini-LP homónimo de cinco temas. Con “Walls of Jericho” (1985) fue el disco que vio crecer enormemente al cuarteto de Hamburgo. Kay Hansen a la voz y guitarra junto a Michael Weikath a la otra guitarra formaron la parte compositiva del disco. Junto a Marcus Grosskopf al bajo y el malogrado Ingo Schwichtenberg a la batería, sonrisa eterna de la calabaza. Fueron una de las bandas precursoras del power metal europeo, con este disco a ritmo speed y con composiciones complejas y melodiosas lo bordaron, el heavy metal seguía mutando.

Arranca el disco con el tema homónimo instrumental, que es una adaptación de la canción infantil “London Bridge is Falling Down”, y a continuación como una motosierra en tu cuello “Ride the Sky”. Ocho temas de pura energía y velocidad, “Guardians”, “Phantoms of Death” o una de mis favoritas “Metal Invaders”. Como adolescente viví todas las vueltas de tuerca del metal y Helloween fueron muestra de una de ellas.

Los vi por primera vez en 1988, ya con Michael Kiske en versión quinteto, este dio aire a Hansen y engrandeció la banda. Por aquella época Iron Maiden estaban experimentando con el genial “Somewhere in Time”. En fin por aquellos tiempos gritábamos aquello de “Heavy Metal (Is the Law)”, cierra el disco el épico tema “How Many Tears”, luego vendrían los Keeper I y II, el éxito total de la banda y mejor época. Hubo una reedición del disco que unió este con su mini-LP homónimo y el EP Judas. El concepto de portada y contraportada del disco es de uno de los componentes sempiternos de la banda, Michael Weikath. Existen discos igual de buenos que “.Walls of Jericho” de Helloween, pero no mejores..

Escucha “Walls of Jericho” (1985) de Helloween:

Música es medicina, música es terapia.

NO MUSIC. NO LIFE. PLAY IT LOUD, MUTHA! FUCK YOUR SPEAKERS. MAKE ART NOT FRIENDS. MUSIC IS MEDICINE.

Discos olvidados en nuestra sección Discos olvidados.

 

Escrito por
More from Jabier Rioboó

Existen discos igual de buenos que “Secret Treaties” de Blue Öyster Cult, pero no mejores…

Existen discos igual de buenos que "Secret Treaties" de Blue Öyster Cult,...
Leer Más