Blitzen Trapper publican nuevo disco, “Holy Smokes Future Jokes”

Blitzen Trapper lanzarán su décimo álbum de estudio titulado “Holy Smokes Future Jokes” el 11 de septiembre. Nuevo disco de 10 canciones grabado en Long Play Recording en Portland, Oregon, es el primer trabajo de estudio en siete años con “VII”, aunque publicaran “Wild and Reckless” en 2017, un álbum con maquetas y canciones ya escritas.

“Holy Smokes Future Jokes” tiene algo de inquietante y aturdido como ocurre en el nuevo trabajo de Dawes “Good Luck Whatever”. Un excelente y equilibrado trabajo de diez canciones conceptuales, relajadas y sin tanto balanceo, más cósmico. Los arreglos son más densos en el disco, pero atemperados al apoyarse en la fuerza de sus letras. Historias de fantasmas que no se dan cuenta de su propia muerte a través de interpretaciones que traen calidez y emoción a ellas.

Una vez que entras en el mundo de “Holy Smokes Future Jokes”, es difícil liberarse. Ya sea el fantasma de Billie Jean de Michael Jackson drogándose con Abe Lincoln y bebiendo con Brian Jones, o la diatriba nihilista de “es el fin del mundo, bebamos”. Un disco lleno de fantasmas, de sombras y espíritus que se mueven por turnos, a través de una serie de canciones atmosféricas y melancólicas pintando un paisaje hacia un purgatorio poblado por un elenco de personajes profundamente arraigados en una nueva y gótica americana, esa de las realidades apocalípticas de 2020.

En última instancia, la fuerza del disco está en sus historias más que en cualquier otra cosa, y ¿Quién no ama una buena casa embrujada? Hay algo reconfortante en olvidarse de uno mismo y caer en las narrativas de las personas que hemos olvidado, o que nunca conocimos en primer lugar.

Las diez canciones del álbum se inspiran en varias obras, especialmente “Lincoln in the Bardo” de George Saunders (2017), que cuenta como Lincoln deshecho por la pena que visita la tumba en varias ocasiones para guardar el cuerpo de su hijo.A partir de este hecho histórico, Saunders despliega una historia inolvidable sobre el amor y la pérdida que se adentra en el territorio de lo sobrenatural, donde Lincoln se halla en un estado intermedio entre la vida y la muerte, el llamado Bardo según la tradición tibetana. En este limbo, donde los fantasmas se reúnen para compadecerse y reírse de lo que dejaron atrás, una lucha de dimensiones titánicas surge de lo más profundo del alma del pequeño Willie y al “Libro tibetano de los muertos”, guía de instrucciones para los moribundos y los muertos que ―según la creencia del budismo tántrico del Tíbet,  permite alcanzar la iluminación durante el periodo inmediato posterior a la muerte.

Al líder de Blitzen Trapper, Eric Earley, le obsesionaron estos dos libros, a los que citó a ambos como “humilda cósmica”, idea de que la humanidad no es el centro del universo o incluso el centro de nuestro propio universo aquí en la tierra. No somos lo más importante.

Blitzen Trapper ajustan ese lado oscuro del Country y el Folk con porte Pop Rock, Glam y hasta a veces Punk, propinándole a sus canciones un ritmo incendiario y sucio de esta fenomenal formación originaria de Oregón con ese Rock agrio y setentero junto con esa psicodelia que les lleva caracterizando álbum tras álbum desde el 2003 con el homónimo “Blitzen Trapper”, Folk, Country Rock, Glam y Psicodelia de la costa oeste norteamericana, evocando siempre a Neil Young, Grateful Dead o Kinks.

Blitzen Trapper se caracterizan por su cuidadosos arreglos y su energía vocal y melódica en cada una de sus canciones, como con sus dos primeros adelantos de este nuevo disco que se acerca a aquella obra maestra llamada “American Goldwin” (2011).

Blitzen Trapper proceden de Portland y su formación está compuesta por su cantante y guitarrista Eric Earley, Marky Marquis a los teclados y guitarra, Erik Menteer a la guitarra, el bajista Michael VanPelt, y el batería Brian Adrian Koch en el que concilian ese lado tenebroso del Country y el Folk con porte Pop Rock, Glam y hasta a veces Punk, propinándole a sus canciones un ritmo incendiario y sucio.

Nosotros no somos el centro del universo y todo continuará con o sin nosotros. Nuestras vidas son las únicas que terminan cuando nos detenemos. Minimizar la importancia de la perspectiva individual permite que el álbum adquiera una plétora de hermosas interpretaciones, convirtiéndose en un conglomerado de historias que, a pesar de su temática generalizada, parecen hablar entre sí. Discazo. 

More from Carlos Pérez Báez

Música durante el encierro: 4rantine presentan “No prisoners”

El proyecto 4rantine es una iniciativa llevada a cabo por Rubén Hernández...
Leer Más