FRIDA HYVÖNEN REGRESA CON “DREAM OF INDEPENDENCE”

Frida Hyvönen presenta Dream of Independence, su primer disco en inglés en diez años y esta es una gran noticia. Una de las cantantes con más personalidad de Europa, había estado estos años publicando en sueco y, sinceramente, la barrera idiomática importa. Vuelve su talento para hacer canciones emocionantes a partir de momentos cotidianos. Curiosamente, las canciones llevaban dos años escritas, pero Hyvönen no estaba convencida y estuvo durante casi un año visitando a diario a un psicoanalista porque no acababa de conectar con sus propias composiciones. 

Escucha Dream of Independence aquí

El coronavirus, cómo no, ha sido de ayuda. Retomó el método clásico de escribir cada mañana idea tras idea. Superó el problema y, por fin, la tenemos de vuelta a su carrera internacional. Como decía Picasso, que la inspiración te pille trabajando. Y así fue. Dream Of Independence es, además, el primer trabajo autoproducido por Hyvönen. A su lado, un elenco de talentos femeninos, tanto en los instrumentos de acompañamiento como en la impactante portada, que firma Sara-Vide Ericson.

Hyvönen siempre fue un culo de mal asiento. Con solo 15 años se independizó y se mudó a Skellefteå, donde asistió a una escuela de música, sin acabar de establecerse en la escena de la ciudad. Todavía no tenía claro que esta sería su vocación principal. En 1995 se trasladó a Estocolmo, pero Frida no acababa de despegar. Se dedicaba a pintar, su verdadera pasión juvenil; y a hacer contactos por los círculos alternativos de la capital sueca. Su primer disco, Until Death Comes, apareció en 2005. Grabadas casi en su totalidad en 4 pistas y construidas alrededor de su piano, fue toda una sorpresa en la escena europea. Sus letras, confesionales y sinceras, atrapaban al oyente sin remedio.  Once I Was A Serene Teenaged Child o Valerie son dos buenos ejemplos de su talento para contar historias. 

Silence is Wild ya fue un trabajo mucho más producido. Llegó en 2008 y consiguió alcanzar el número 8 en las listas de su país. Además, significó su momento de mayor esplendor en la escena alternativa europea. En él se confirma que estamos ante una artista total. Algunos referentes de su sonido pueden ser Fiona Apple o Tori Amos, pero siempre con un poderoso filtro personal. Frida demuestra una cualidad innata para extraer del piano melodías llenas de melancolía que son amplificadas por su voz de soprano. Combinando la seguridad en sí misma con una timidez malsana, esta “alta rubia escandinava”, como se autodefine, se ríe de todo para no llorar.

Historias cotidianas contadas con familiaridad y un punto de fatalismo y desesperanza. La felicidad jamás llega a ser completa en los personajes que habitan en sus canciones (que mayoritariamente son autobiográficas). Destacan canciones como Dirty Dancing, el encuentro, años después, con un viejo amor adolescente. También esa fusión ABBA-Fleetwood Mac que subyace en Scandinavian Blonde o London!. Y, como no, December, donde narra de manera totalmente valiente su viaje a una clínica abortiva con su madre.

To The Soul, su tercer trabajo, está marcado por la ruptura con Secretly Canadian, su sello internacional. Eso hizo que pasara más desapercibido fuera de Suecia. Es un paso adelante en el sonido, que se hace más rico en matices, acercándose al pop barroco en temas como Terribly Dark o In Every Crowd. El valor añadido que aportan los arreglos de cuerda a canciones como Gold hacen que, sin duda, sea el trabajo más accesible para entrar en su mundo. Aunque la experimentación por nuevas sonoridades no fue muy bien recibida por los seguidores de Frida, que preferían la emoción clásica de Farmor, acerca de la muerte de su abuela o la gran Hands, donde evoca recuerdos de su madre.

Tras una discreta acogida, Frida recogió velas y se centró en el mercado local. En 2017, con su álbum Kvinnor och barn, consiguió dos Grammis suecos, letrista y compositora del año. A pesar de que no entendamos una palabra, cuentan que trata temas como los abusos en el ámbito familiar, la crisis de refugiados, el aislamiento y la depresión. 

Destaca Fredag ​​morgon (viernes por la mañana), basada en su experiencia negativa a principios de 2010, cuando vivía en París y estaba dentro de un matrimonio desastroso.

Dream Of Independence, su nuevo trabajo, es un álbum que intenta dar respuesta a la pregunta de si puedes seguir siendo una artista pop (y más siendo mujer) después de los cuarenta. Sin duda, el tema principal es el paso del tiempo, el hacerse mayor. La maternidad, la nostalgia; los, como dice el título “sueños de independencia”. ¿Puedes ser una persona independiente y al mismo tiempo tener una relación? ¿Cuánto ego puedes tener como artista cuando tienes hijos? ¿Qué significa acercarse a la fase de la vida en la que ya no serás fértil? ¿Cómo te sientes al mirarte al espejo y ver que tu cara muestra signos de envejecimiento?

Frida escribe canciones sobre las preguntas que aparecen cuando se llega a la mitad de la vida:  También hay mucho amor maduro. 14 At 41, por ejemplo, trata de su flechazo con Christian Kjellvander, un tipo que había pasado por su vida muchas veces pero le había pasado inadvertido. Uno de los temas clave del álbum, una auténtica maravilla. Hyvönen captura el hormigueo e incredulidad que vuelves a sentir sentimientos que ya creías desaparecidos. Dos divorciados sentados en el césped viendo el concierto de Lana Del Rey enamorándose como quinceañeros.El arpa (Anna Bergvall) y el chelo (Linnea Olsson) no hacen más que intensificar el sentimiento de una canción grande.

Más temas de madurez. La maternidad, en Abyss at Bay. Los funerales de gente conocida, en A Funeral In Banbridge. El envejecimiento, en Face Face ¿has visto mi rostro envejecido? La menopausia aparece en New Vision, un himno a la fertilidad que se está acabando… ¿Cómo me sentiré? ¿abandonada o libre?

Cuando acabe la pandemia, Frida girará por primera vez con guitarra eléctrica. Anna Majken, una interesante artista de Estocolmo, nunca quita protagonismo a Frida pero dota a las canciones de una visión más fresca. Completa la banda otra mujer, Anna Lund, a quien cuando tocaba en la banda de los shows tributo a Leonard Cohen de First Aid Kit. Un disco que, por cierto, saldrá dentro de nada, Hyvönen canta Everybody Knows. 

Esperemos que este nuevo disco tenga la repercusión que merece y podamos tenerla de gira por aquí. Una artista total, que no merece limitar su mercado a su Suecia natal.

frida02

Frida Hyvönen Dream Independence Frida Hyvönen Dream Independence Frida Hyvönen Dream Independence

Etiquetas de la historia
Escrito por
More from Javier Casamor

Jenny Lewis publica su esperado nuevo disco “On The Line”

La cantante californiana vuelve a la escena después de cinco años con...
Leer Más