15 discos a rescatar (en este 2021)

Sacamos a escena 15 discos de 2021 que han pasado de puntillas por esta redacción (y por las redacciones de muchas publicaciones). Casi ninguno de estos trabajos saldrán en las famosas listas de «mejor disco del año» pero todos, en su estilo (cantautor, country, hardcore, folk,roots,…), están llenos de talento. 

JOHN WORT HANNAM – LONG HAUL

 
johnworthannam  
En 2001, John dejó su trabajo de profesor y decidió dedicarse a la música en cuerpo y alma. Veinte años después, el músico de Alberta tiene varias muescas en su revólver: una nominación JUNO, un premio Canadian Folk Music al Mejor Álbum del Año, etc. Tras unos tiempos tumultuosos donde fue padre, se mudó al campo y superó un profundo episodio de depresión y periodos de afonía crónica, ha emergido como un mejor compositor, cantante e intérprete. Álbum muy bien producido, con una elegante pedal steel, violines, melodías de guitarra preciosistas y gran trabajo vocal. La escena canadiense, tan llena de talento desconocido por estos lares.

 

 

ADULT MOM – DRIVER

 
adult-mom  
Adult Mom comenzó como el proyecto en solitario de Stevie Knipe en un dormitorio de New York en 2012. Ahora, Adult Mom presenta el trabajo de Stevie junto a Olivia Battell y Allegra Eidinger. Por lo tanto, Driver es más un álbum de banda, que fluye desde las encantadoras texturas country de Passenger hasta las guitarras explosivas de Wisconsin, pasando por el piano de Berlin o el gran momento acústico de Regret It. Letras de 10 llenas de búsqueda existencial en un mundo desolado para acabar de redondear uno de los discos de indie rock del año.

 

 

ANDERS PARKER – WOLF RECKONING

 
anders-parker  
Veterano de la escena roots (miembro destacado de Space Needle y los maravillosos Varnaline, colaborador de Son Volt), Anders Parkers siempre ha estado en movimiento, probando diferentes estilos. Por lo tanto, no debería sorprendernos que esta vez Parker haya decidido experimentar con una mezcla de Hill Country Blues y Kraut. El resultado es sorprendente, aunque posiblemente no para todos los públicos. A través de guitarras distorsionadas, sintetizadores y arrolladoras pistas de piano, las siete largas canciones de Wolf Reckoning muestran la genialidad de un tipo impredecible, pero que siempre entrega álbumes notables. Músico a reivindicar.

 

 

CARLY PIERCE – 29: WRITTEN IN STONE

 
carly-pierce  
Carly Pearce es la sucesora en la escena country de Kacey Musgraves, ahora que ésta decidió convertirse en una (maravillosa) diva pop. Este disco es la versión extendida de su EP de febrero. Su divorcio tras un matrimonio fugaz con Michael Ray y la devastadora pérdida de su productor (busbee) marcan el disco. Dear Miss Loretta, dueto con Patty Loveless, tema estrella del disco, fue lanzada el día en que Pearce se convirtió en miembro del Opry. Coescrita con la gran Brandy Clark, es una verdadera declaración de intenciones: Carly apuesta por el country tradicional. Definitivamente, ha conseguido el sueño de cualquier chica que se muda a Nashville para convertirse en una estrella. Ahora mismo, es la más brillante en la galaxia del country.

 

DISPATCH – BREAK OUR FALL

 
dispatch
Para Chadwick Stokes y Brad Corrigan de Dispatch, la única constante en los últimos años ha sido la inestabilidad personal y como banda. Si a eso le sumamos el clima político, la pelea por la justicia racial y la igualdad de género y una pandemia mundial, tenemos el caldo de cultivo que alimenta el octavo lanzamiento en estudio de la banda de New England. Ecos de Tom Petty, homenajes a leyendas de la NBA, toques blues y reggae,… pero sobre todo rock. Un trabajo elegante y atemporal que no merece caer en el olvido entre el montón de discos disponibles en el mercado.

 

 

HEARTLESS BASTARDS – A BEAUTIFUL LIFE

 
heartless_bastards  
Tras cinco años de silencio, Heartless Bastards, liderados por la gran Erika Wennerstrom, regresan con una formación mayoritariamente nueva y una colección de canciones esperanzadoras y vibrantes sobre el poder positivo del cambio. Ya desde Revolution, tema que abre el disco, se ven las intenciones de crear algo grande.»El Gran Hermano te está mirando y tratando de venderte algo nuevo». Heartless Bastards, al igual que sus paisanos Black Keys, comenzaron como una banda de rock retro, pero han ido creciendo hasta ahora, momento en el que entregan su mejor trabajo. Ecos de psicodelia pero también incursiones en el mejor pop sixties, con un tema como You Never Know, una de las canciones del año.

 

 

GEORGE CESSNA – LUCKY RIDER

 
george-cessna  
Unas semanas después de que la pandemia cerrara los locales de música de Denver, George Cessna y Brian Buck, compañeros en la banda Snakes, fueron a su local de ensayo para escribir, grabar canciones y, básicamente, mantener la cordura. Si bien el álbum está a su nombre, Cessna dice que es en gran medida una colaboración con Buck, y, por ello, comparten foto de portada. Ellos tocan la mayoría de los instrumentos del álbum, con colaboradores puntuales como el saxo de Nathaniel Rateliff & the Sweats o Rebecca, la violonchelista de Slim Cessna’s Auto Club, grupo del papá de George. Disco variado, va de la Velvet a Roy Orbison, y se reconoce muy inspirado por los primeros discos de los Rolling Stones y los álbumes del gran Rowland S. Howard. Un disco dirtyrockero al 100%.

 

 

KATE VARGAS – RUMPOPO

 
kate-vargas  
Nativa de Corrales, Nuevo México, Kate es una de las voces emergentes de los sonidos más tradicionales del rock. Chica rebelde desde la adolescencia, el yoga y la meditación la centraron y, para nosotros, fue una bendición. Ella define su música como «canciones folclóricas de chatarrería» y, realmente acierta. El disco que presentó en mayo está lleno de toques jazz, blues e incluso algo de hip-hop. Es, sin duda, uno de los discos más elegantes de la temporada, con un enorme trabajo de Eric McFadden a las guitarras. Y letras por encima de la media. Kate se pregunta en las entrevistas cuando la música y la poesía tomaron caminos separados.

 

 

JOHN MURRY – THE STARS ARE GOD´S BULLET HOLES

 
john-murry  
Tengo un músico amigo en Leicester que nunca falla. Y dice que su disco favorito de 2021 es éste. John Murry es un tipo vulnerable, siempre está en la cuerda floja. Pero de ahí, de esa vulnerabilidad, nacen cosas hermosas. En una primera escucha, el disco no acaba de arrancar, es como si fuera algo inacabado y perezoso. Pero, poco a poco, va creciendo y empiezas a valorar la grandeza del trabajo de Murry y el productor John Parish a la hora de crear emociones con mínimos recursos (cajas de ritmos, sintetizadores, guitarras perezosas,…). John Murry canta a cada una de las cicatrices que ha ido marcando en su cuerpo. Y, escucha a escucha, le voy dando la razón a mi amigo. Éste puede ser perfectamente uno de los discos del año.

 

 

LULA WILES – SHAME AND SEDITION

 
lula-wiles  
En su tercer álbum, Lula Wiles dan un paso adelante en su sonido y dejan las guitarras acústicas para adentrarse en el indie rock. Posiblemente no es lo esperado por sus fans, pero es un vestido que combina de maravilla con la oscuridad y la confusión de sus letras. Y es que, a pesar de haber pasado un siglo desde que la Carter Family empezara a denunciar las profundas injusticias sociales, el mundo no ha cambiado tanto. El punto culminante del disco llega en Television, una oda explosiva contra los daños del consumismo desenfrenado. Oh My God va directamente contra Jeff Bezos, «¿Qué has estado haciendo desde que se cerró el mundo? ¿Contando todas las cartas que robaste para construir tu casa?».

Grabado en una vieja granja en Wabanaki durante el verano de 2020, el disco muestra el sentimiento de que la pandemia se ha convertido furiosamente en algo mucho más allá de una crisis de salud pública, revelando crisis sistémicas que se han estado derrumbando durante décadas.

 

 

RANDY LEE RIVIERE – WYOMING

 
randy-lee-riviere  
Randy Lee Riviere, que hasta ahora había grabado bajo el nombre artístico de Mad Buffalo, es posiblemente el artista más desconocido de la lista. Este nuevo álbum es americano hasta en el título: Wyoming.  Aparecido el 26 de febrero a través de Wilderness Records, el californiano llega a su madurez como narrador con una gran colección de canciones. Riviere se dedica, fuera de la música, a preservar el espíritu de la tierra y ha conseguido proteger más de 40,000 acres de áreas silvestres frente al empuje de grandes empresas. Y su música es eso, puro rock americano cantado con una voz potente que, en ocasiones, recuerda a Axl Rose. Discazo.

 

 

NATALIE BERGMAN – MERCY

 
natalie-bergmann  
Natalie Bergman, la chica del aclamado dúo de hermanos Wild Belle, debutó en solitario este 2021 con Mercy. El álbum surgió a raíz de la muerte de su padre y su madrastra, arrollados por un conductor borracho. El conjunto de 12 canciones fue escrito durante un retiro en un monasterio de Nuevo México, donde trató de superar las pérdidas y reconectar con su fe. Y el resultado es muy difícil de describir. ¿Cómo un disco tan modesto puede resultar tan reparador? Definido por la crítica como la unión de la música gospel y el pop indie, suena como una isla en medio de la música contemporánea. Natalie usa tempos extraños, coros repetitivos que no parecen encajar, vocalizaciones estrafalarias,… pero todo encaja. Para mí, el disco más conmovedor de 2021.

 

 

TURNSTILE – GLOW ON

 
turnstile  
Posiblemente el mejor disco de rock del año. Partiendo del hardcore que ya les hizo destacar en su lanzamiento de 2018, Turnstile han dado un paso de gigante y cualquier definición de su sonido se queda corta. Para este ‘GLOW ON’ -todo, título de disco y título de canciones, lo han dejado en mayúsculas- contrataron a Mike Elizondo (Fiona Apple, Eminem), para coproducir el disco con el cantante Brendon Yates. Complicado destacar una canción en un disco variado y destinado a ser la entrada en el rock de toda una generación que, desgraciadamente, ya no es la nuestra. Curiosamente, en muchas ocasiones recuerdan a los mejores Jane´s Adiction y eso no es fácil. También ecos de Nirvana, de Green Day, pero sobre todo mucha personalidad. El futuro es suyo.

 

 

DIVINE HORSEMEN – HOT RISE OF AN ICE CREAM PHOENIX

 
DivineHorsemen  
Uno de los discos más entrañables del año. Liderados por Chris Desjardins y Julie Christensen, Divine Horsemen no habían publicado nada desde 1988. Y, aunque están más cerca de la jubilación que de ser la nueva sensación del rock, se han marcado un disco muy disfrutable. Largo, variado, lleno de vida y estribillos infecciosos, caótico, hermoso,… La pareja líder del grupo logra un sonido propio, a pesar de los numerosos guiños a toda la historia del rock. Desde Jefferson Airplane a Neil Young, pasando por Patti Smith, de la que versionan 25th Floor.  

 

 

THE SUCESSFUL FAILURES – JAMES COTTON MATHER

 
sucessfulfailures  
Y, para cerrar, un álbum conceptual. The Successful Failures, banda de Nueva Jersey poco conocida por aquí, narran la historia de un tal James Cotton Mathers, jovencito natural de Maine. Su padre, un marinero que mantiene una larga tradición familiar, termina muriendo en el mar, asustando a James para que no siga sus pasos. A lo largo del álbum, lo seguimos buscando su camino. Se convierte en un leñador en Maine, es temporalmente feliz, vuelve a enfrentarse a la muerte y, finalmente, aprende a arreglárselas. Y no, no esperemos un aburrido disco de progresivo, las canciones que narran la historia son puro rock americano de guitarras.

15 discos a rescatar 15 discos a rescatar 15 discos a rescatar    15 discos a rescatar 15 discos a rescatar 15 discos a rescatar

 
Escrito por
More from Javier Casamor

Gira española de Seth Walker

El cantautor americano afincado en New Orleans presenta su nuevo disco "Are...
Leer Más