Pablo Solo. «Solo Sings Simon»

Pablo Solo. Solo Sings Simon disco

Cuentan por ahí la historia, demasiado hermosa para ser realidad, que un joven músico español más desconocido que conocido, enclaustrado por el cierre planetario del año 2020, escribió a un anciano músico estadounidense y le preguntó sobre el significado de una canción suya de hace medio siglo. Quería grabar una versión de ella. Las hemerotecas registran, con ligeras variaciones, cómo Pablo Fernández y el octogenario John Simon se cruzan mensajes que contienen música, antiguas canciones de Simon que se van transformando en la mente de Pablo. Solos ellos dos, porque Pablo ha borrado su apellido y se hace llamar Pablo Solo.

Pablo hace música a solas. De esas soledades y esa amistad epistolar nace un disco de una belleza que estremece, nueve canciones que caminan por un sendero musical en el que la luz brota en cada melodía, en el que el ritmo de la vida se hace uno con el canon de gozo que penetra oleadas de sonido y de silencio, percusiones que despiertan corazones, guitarras que entrelazan tu cintura para arrancarte a una danza callejera inesperada, voces que son una voz y son muchas, una lágrima que tiembla en la cuerda del bajo, un piano que te recuerda tantas cosas, que te lleva a una época ya antigua, feliz y desdichada a la vez, en la que la música nos hizo ver el mundo y vernos a nosotros mismos.

Hay ecos de todo eso en este álbum memorable, que empezó a tomar forma en algún inexplorado lugar del universo en los años en que Simon ayudaba a The Band a alumbrar “Music from Big Pink” o componía “Tannenbaum”, la misteriosa canción que le conectó tanto tiempo después con este muchacho cántabro que miraba desde su ventana las calles de Madrid. Desde el irresistible comienzo con “Two Ways of Lookin’ at the Same Thing” al chispeante final con “Can’t Get Enough of You” hay un tratado completo de fe y un testimonio emocionante de cómo la música cruza espacios, cose tiempos y generaciones, tiende puentes sobre los abismos que nos acechan. Está en la incontenible desmesura de “Open Up Summertime”, caballo lanzado hacia adelante en el que Pablo Solo galopa más allá del horizonte. Está en ”Irresistible”, en donde el piano y la voz de John Simon son al mismo tiempo pasado y presente. Presente y futuro. Cuenta la leyenda que un día Pablo Fernández quiso saber el significado de “Tannenbaum”, una canción de 1970, y le preguntó a su autor.

Etiquetas de la historia
, ,
Escrito por
More from Juan J. Vicedo

Imposible vivir así. Enrique López y Miguel López

“Todo sobre el adiós de The Band y la película más musical...
Leer Más