Azkena Rock: ¡la vida!

Azkena es vida, y llevábamos tres años un poquito menos vivos. Por eso la edición de este año era tan especial con la posibilidad de volver a reencontrarnos con viejos amigos y de sentir que hemos recuperado la vida que nos arrebató el condenado virus. Si una cosa ha evidenciado este reencuentro es que había ganas entre los habituales, había como un compromiso latente de pasar página, de hacer catarsis con todo lo malo y abrazar aquello que nos une, la música y el rock and roll. El Azkena Rock 2022 pasará a la historia por estos y más motivos.

Emmylou-Harris-Azkena-2022.

Más de 49000 asistentes según fuentes oficiales, demuestran que incluso después de los malos tiempos llega la calma. Que si el caprichoso termómetro, que llegó a superar los 40º, hizo a alguno pensar que sería un hándicap, se equivocaba. Solo consiguió que los barriles se fueran agotando, convirtiendo a los asistentes en cuerpos macerados en cerveza durante el fin de semana.

JUEVES

Dirty Honey abrieron el festival con un concierto perfecto en el que reivindicaron su estilo de manera precisa y rotunda, demostrando por qué son actualmente una de las mejores bandas de su género. Lástima de tener que abrir la primera jornada, a una hora en la que mucha gente todavía estaba de camino a Vitoria.

Dirty-Honey-Azkena-2022

Morgan Wade, una de las sensaciones del último año en la escena country rock dejó atrás la orientación más pop de su disco debut e hizo un recital más que correcto respaldada por una banda que, a lo mejor, no estaba a la altura de su talento. Buena actitud, una versión del “Suspicious Minds» de Elvis Presley llevada asu terreno y todos sus hits. Pero, después de ver otras actuaciones en el festival, hay que reconocer que todavía le falta recorrido.

Morgan-Wade-Azkena-2022

Hiss Golden Messenger hicieron uno de los mejores conciertos del festival, demostrando que son una banda totalmente engrasada y qué son unos de los guardianes de las esencias de la mejor música americana actualmente.

Unos músicos espectaculares qué arroparon perfectamente a MC Taylor alargando las canciones en momentos instrumentales que nos recordaron a la mejor época del jam bands. Por momentos parecía que estábamos viendo un concierto de los mejores Phish. Sin duda, el mejor concierto de la jornada del viernes.

Hiss-Golden-Messenger-Azkena-2022

Después le tocó el turno a Morgan, que repetían en el festival por derecho propio. Una de las bandas más grandes que hay ahora en nuestro país. Tienen un repertorio imbatible y, posiblemente, se enfrentan ahora al mayor de los retos: lograr un público más amplio en un mal momento para la música de verdad.

The Offspring eran sin duda la banda más esperada de la jornada del jueves. Mucha gente había ido expresamente a verlos. Una de las grandes bandas del punk de los 90, con una discografía llena de himnos que por supuesto sonaron uno detrás de otro. Lo cierto es que su actuación fue correcta, quizás un tanto lastrada por la voz de Holland, el cual parece haberse dejado algunos registros. A pesar de ello se palpaba en el ambiente un aire nostálgico que hizo que seguidores quedaran satisfechos.

The-Offspring-Azkena-2022

Mientras ocurría todo esto hubo, como no puede ser de otra manera, tiempo para el Trashville. Suerte de vodevil que siempre deja sorpresas. La noche del jueves fue para Micky y los Colosos del Ritmo. Ofrecieron un concierto fabuloso en el que fueron más allá del repertorio pactado en horario ante la respuesta del respetable. Actitud rock and roll de un Micky que, bañado en sudor, se sirvió de toda sus tablas para dejar al público sin palabras. Qué derroche. Todo un homenaje a un pionero del rock en español.

A continuación, Fu Manchu hicieron uno de los conciertos más flojos del festival. Parecía que no iba con ellos la noche y, en cierto sentido, sonaron bastante apáticos. Quizás sea que su momento ya ha pasado, pero hemos visto mejores conciertos suyos

Para cerrar la jornada del jueves, Toy Dolls. Su punk verbenero fue perfecto para cerrar la primera jornada y hermanar a un público que demostró que tras tres años de ausencia tenía muchísimas ganas de celebrar la vuelta a la normalidad con un gran pogo colectivo. Un gran sonido -¿quien dijo que los punks no saben tocar?- y el espectáculo habitual de la banda, que en ocasiones roza el ridículo pero que es muy efectivo. Una banda muy querida y que triunfó por todo lo alto. Mucho mejores que Offspring.

VIERNES

The Faithless abrieron la jornada del sábado y demostraron que han llegado a la madurez. Una muy buena banda que hubiera merecido mejor horario. La incorporación de Javi les ha dotado de mayor musicalidad y el futuro les espera.

Nukore-Azkena-2022

Nukore demostraron que tienen un nivel que ahora mismo no tiene nada que envidiar con bandas internacionales de su estilo. Consiguieron ganarse a los pocos seguidores que, a aquella hora de la tarde, desafiaron el calor para seguir su concierto. Chapeau.

Al mismo tiempo estaban Surfbort repitiendo después de la edición de 2019. Volvieron a obsequiará a su público con uno de los conciertos más divertidos del festival. Dani Miller, como siempre, estuvo completamente entregada y acabó varias veces surfeando entre el público.

La elección más difícil del festival llegó entonces entre Jerry Cantrell y Adia Victoria. Al final, acertamos. La de Carolina del Sur ofreció una de las actuaciones más rotundas del festival. Todo un espectáculo de blues moderno, con una entrega fabulosa en todo momento.

Adia-Victoria-Azkena-2022

Como dijo, vino a recordarnos que fueron las mujeres negras las que inventaron el blues. Y a fe que lo consiguió. A diferencia de Morgan Wade en la jornada anterior, la banda que la acompañaba era fabulosa. Encabezada por su pareja Mason Hickman. con el que mostró una gran complicidad, dieron un repaso a su discografía además de presentar varias versiones.

Una intensidad que no se vio en ningún otro escenario durante el Azkena 2022, tal vez en el concierto de Romano. Cuerdas y camisetas rotas… todo pasión. Una cara de satisfacción inmensa entre las poco más de 1000 personas que la eligieron frente al ex Alice in chains. Como decía nuestro amigo Lluis al acabar, este tipo de artistas deberían tener más presencia en el cartel del Azkena, porque están en su momento. Pero claro, es muy difícil encontrar el equilibrio entre grandes artistas emergentes y las leyendas, que son las que realmente venden las entradas aunque algunas ya no estén en su mejor momento.

Drive-by-Truckers-Azkena-2022.

A continuación, nos acercamos a ver a los Drive By Truckers. Sin duda una de las bandas más importantes de los últimos 25 años en la escena del rock americano. Un concierto desigual, que empezó con un sonido bastante deficiente. Los músicos estaban incómodos, salvo Mark Patton, qué se pasó todo el recital con una sonrisa en la cara. Pero a mitad de concierto explotaron los monitores y, de repente, todo emergió en una parte final magnífica donde reivindicaron toda su grandeza, revisitando algunos de sus clásicos como “Let There Be Rock” o ”Marry Me”. Si las circunstancias hubieran acompañado, hubiera sido uno de los mejores conciertos de esta edición, pero no pudo ser.

Afghan Whigs fueron muy grandes en los noventa, pero desde entonces no han alcanzado ni de lejos la excelencia de la época gloriosa de su banda. Se presentaron en el Azkena con una formación estelar, pero en ningún momento acabaron de encontrar su sonido.

Con un repertorio desigual y un Greg Dully que ya no tiene aquella rabiosa voz de juventud que hizo especial a una banda con un estilo único, no acabaron de convencer. Aunque hubo división de opiniones, para nosotros fue un concierto decepcionante.

The-Afgahn-Whigs-Azkena-2022

 

Todo lo contrario que la descarga que ofrecieron Soziedad Alkoholika que, como dijeron ellos mismos, llevaban 20 años esperando estar en el Azkena y aprovecharon el momento, vaya si lo aprovecharon. Un sonido contundente y una producción de luces maravillosa. Demostraron que, más allá de jugar en casa, están en plena forma. Ofrecieron un concierto de energía apabullante en lo que supuso unos de los primeros llenos del festival. Nosotros no somos grandes fans de la banda, pero hay que reconocer que dieron un auténtico bolazo. «Ratas» o «Nos vimos en Berlín» son clásicos que nunca sonaron mejor. También sabemos que La Perra Blanco triunfó, pero no pudimos entrar en un abarrotado Trashville.

Social-Distortion-Azkena-2022

Social Distortion no decepcionaron a sus seguidores con un concierto muy compacto donde repasaron canciones de todo su repertorio desde el abridor «Bad Luck». Demostraron que son una banda de absoluta fiabilidad, aunque sin llegar a la excelencia. Mike Ness es uno de los mejores escritores de su generación y eso no se lo quita nadie, pero han tenido tiempos mejores. Mucha contundencia, pero pocos matices. Recordaron el “Wicked Game” de Chris Isaak y cerraron con su habitual versión del “Ring Of Fire” de Johnny cash. Efectivos pero sin dejar verdadero poso.

Fue decepcionante dejar a Social Distortion en el escenario principal sonando como los dioses, para encontrarnos a Ilegales subidos a un escenario con un sonido tan pobre. Al tratarse de una de las bandas españolas favoritas creemos que merecían mejor suerte. Con esto y con todo, arrasaron tirando de clásicos al final de su actuación.

legales-Azkena-2022

El sonido restó bastante contundencia a un repertorio imbatible. Jorge Martínez estaba contentísimo de reivindicar su legado en la ciudad en la que vivió y compró su primera guitarra después de presentarse a todos los concursos de dibujo de la ciudad. El final, con un repaso a lo mejor de su disco debut, del que se cumplen ahora 40 años, nos trajo recuerdos imborrables de tiempos mejores.

SÁBADO

El sábado pasó a ser una de las jornadas más importantes de la historia del festival por varios motivos. No solo por el gran nivel que mostraron los artistas, sino también por la reivindicación del talento femenino en la historia del rock. Algo que, como sabemos, en algunas ediciones ha resultado polémico en el festival dada la ausencia de chicas encima del escenario. Y realmente sí, las hay y muy buenas, y cada vez más; pero esta tarde noche pudimos disfrutar de tres auténticas leyendas, cada una en su estilo.

Nos encontramos al caer la noche con una imagen icónica no solo de esta edición del festival, sino de toda la historia del Azkena. Y es que durante «People have the power», Patti Smith invitó a Emmylou Harris a compartir escenario. A Emmylou se la vio desubicada: salir al escenario cuando el público canta a pleno pulmón no entra dentro su estilo. Sin embargo, la imagen de las dos estrellas juntas en el escenario nos la llevaremos a la tumba. 

Wicked Wizzard, de Mungia, abrieron la jornada con su rock psicodélico de mucho nivel. Es una pena que a esas horas casi todo el mundo estaba refugiándose del calor asfixiante y no se habían acercado al recinto de Mendizabala. Comparados con una banda afín como puede ser Fu Manchu, los de Euskadi ganaron por goleada.

Joseba-Irazoki-Azkena-2022

Joseba Irazoki Eta Lagunak demostró el porqué es una auténtica leyenda del rock euskaldun e hizo un concierto realmente impecable. Muchas ganas de escuchar su nuevo disco, del que presentó algunas canciones. Hay que sacarse el sombrero ante gente como él, honesto y humilde en su grandeza.

DeWolff es posiblemente la mejor banda europea de rock clásico actualmente. Muchas de las bandas del otro lado del Atlántico que giran por nuestro país y qué son ensalzadas por mucha gente -no diremos nombres, no es necesario- no les llegan ni a la suela de las botas.

Perfectamente uniformados y cada día más compactos, algo que parece difícil, dieron una verdadera lección de todo: de rock and roll, de actitud, de cercanía y de buen rollo. ¡Enormes! Cayó un buen aguacero y casi nadie buscó refugio. El concierto merecía un buen chapuzón.

DeWolff-Azkena-2022

Israel Nash fue otro de los que sufrieron un mal sonido. Es una de las figuras fundamentales de los últimos años en el country rock y lo demostró con un concierto que se hizo corto. No descubre nada, pero sabe hacerlo perfectamente y en cada actuación dota de inesperados matices a sus canciones.

Nos faltaron varios clásicos de su repertorio, pero dejó satisfechos a sus seguidores. Aunque, posiblemente, no ganó nuevos fans debido a la falta de contundencia en el sonido.

Israel-Nash-Azkena-2022

A partir de aquí la tarde ya fue para arriba: era la hora de las mujeres. Emmylou Harris reivindicó todo su legado en la historia del country, del bluegrass y de todos sus derivados con un recital perfecto y variado donde tocó todos los palos, desde el country rock del “Oh Las Vegas” de Gram Parsons hasta las canciones a capella. Nadie va a descubrir ahora a la banda que le acompaña -lo mejor del country- ni, por supuesto, a su voz maravillosa.

Emmylou demostró que es única. Dotada de una voz sublime, consigue petrificar cual medusa sin aparente esfuerzo al respetable.

Mientras empezaba a desaparecer el calor y a llegar el viento, Emmylou lo convirtió en brisa celestial. Posiblemente hubiera podido elegir un poco mejor el repertorio, pero eso es lo de menos. El concierto más internacional de esta edición.

Emmylou-Harris-Azkena-2022

Al ser una fecha única en Europa, pudimos ver seguidores llegados de muy lejos para verla. Entre ellos, destacó la presencia de una fan suya, discapacitada, que siguió el concierto desde el foso y a la que le dedicó una de las canciones.

Llegó el turno de Patti Smith, para hacer uno de los recitales más grandes de la historia del festival. Figura fundamental del rock con mayúsculas, demostró a sus 75 años que ni ha habido ni habrá nadie como ella. Un dominio del escenario, de los tiempos, de su banda, de la dicción… Es difícil explicar que cuente con esa energía, para ello no queda otra que saberse grande, y Patti así se sabe, y hay que saber transmitir cada palabra, como un puñetazo, y Patti golpea. Es una leyenda por algo.

El recital tuvo de todo. Leyó el poema “Footnote To Howl” de Allen Ginsberg al cumplirse 25 años de su muerte. Reivindicó la escena de Nueva York y la figura de su difunto marido. También “Nine” a su buen amigo Johnny Depp. Una versión absolutamente desgarradora del “One Too Many Mornings” de Bob Dylan, al que le une muttua admiración.

«La vida, la vida», gritaba Patti, emocionada hasta el punto de tener que tomarse un respiro.

Su banda, en la que destacaba la presencia de su hijo y de Lenny Kaye, aprovecharon para celebrar el 80 cumpleaños de Paul McCartney y versionar “Helter Skelter”, además de la habitual “I Wanna Be Your Dog”. El round final con “Because The Night”, “Pissing In A River”, “Gloria” y “Power To The People” hizo que las lágrimas asomaran en los ojos de alguno de nuestros redactores. La reivindicación del poder femenino se completó cuando invitó a Emmylou a hacer coros en “Power to the People”. La pobre estaba un poco perdida, porque realmente los que estaban acompañando la canción eran los miles de fans, conscientes de que estaban viviendo un momento que recordarán toda la vida. Patti, no te vayas nunca.

Patti-Smith-Emmylou-Harris-Azkena

Agotados después de 3 días sin descanso no seguimos con especial atención ni a Ryley Walker -estupendo-, Black Mountain -que no parecen estar en su mejor momento- ni a Robyn Hitchcock con su banda española, aunque nos contaron que hizo un recital estupendo donde reivindicó su maravilloso repertorio, contando con la aparición estelar de Lenny Kaye en el “I Wanna Destroy You” de los Soft Boys

Suzy Quatro vino perfectamente arropada por una numerosa banda que le ayudó a reivindicar su legado como una de las primeras chicas fuertes de la historia. Tiene algunas canciones inolvidables y todas ellas sonaron esa noche, para felicidad de sus fans. Es una de esas artistas cuya edad actual encaja mal con su repertorio. Un concierto familiar, casi de crucero.

Daniel-Romano-Azkena-Vitoria

Qué decir de Daniel Romano. Un tipo con un talento descomunal que en cada disco y en cada visita nos sorprende con algo nuevo y siempre con calidad . Este tipo desborda talento por todos los poros y su banda es una de las más grandes que hay actualmente en el panorama rock. Durante 53 minutos ininterrumpidos de reloj (más bises) fueron desfilando todo tipo de estilos tocados con una actitud fabulosa.

Mención especial a Julianna Riolino, la vocalista de su banda, que enamoró a todo el público con su entrega, aunque a veces diera la sensación de que su voz tomó más presencia de la necesaria. Uno de los conciertos del festival.

Lo de Daniel pareció un medley eterno de sus canciones, un collage de estilos que lo convierten en algo inclasificable.

Actualmente, este tipo juega otra liga y es precisamente su incontinencia creativa lo que puede hacer que alguna gente no lo vea. Son tiempos veloces en los que no nos paramos a reflexionar en la grandeza de algunas cosas y la música de Daniel es una de ellas.  Un concierto enérgico y sin paliativos que hizo que muchos llegaran tarde a Michael Monroe. Y todo por querer beberse cada nota de lo que hacían Romano y su banda.

Michael-Monroe-Azkena-2022

Para los bises dejamos a Michael Monroe. Si estás enfermo, acudes al doctor. Si se te rompe una cañería, al fontanero, pero ¿a quién llamas cuando llevas tres días de festival, son casi las 2 de la madrugada, tienes hambre, desciende el frío que nos hizo pasar de 40º a 16º, no tienes abrigo, te pesan las piernas y no soportas ni tus propios huesos al andar? Michael Monroe es la respuesta.

Fabulosa actuación del finés y su banda, una suerte de all stars en la que destacan Steve Conte y Sami Yaffa, un concierto que supo dar el último empujón definitivo donde proyectaron una energía desbordada para un cierre de un festival que no pudo tener mejor final.

Sin duda Michael y sus secuaces fueron el broche de oro a una jornada espectacular.

Todos sabemos qué no es un artista de matices como Daniel Romano, pero que en lo suyo es el mejor. A pesar de haber cumplido 60 años el día anterior, demostró una energía que para sí quisieran otras bandas mucho más jóvenes y nos dejó absolutamente asombrados. Una estrella del rock a la vieja usanza, sin parar de moverse, bajando al foso una y otra vez, tocando el saxo, tocando la armónica,…Y no solo tiene actitud: tiene canciones. ¿Quién puede resistirse a cosas como “Hammersmith Palais” de Demolition 23, “Back To Mistery City” de los Hanoi o “Up Around The Bend” de la Creedence? Un fin de fiesta perfecto.

Michael-Monroe-Azkena-Vitoria

Azkena ha sobrevivido a 3 años muy duros y su público ha demostrado que sigue ahí fiel a un festival único en el mundo, donde conviven estilos tan distintos como el country y el hardcore. Cierto es que el asistente medio tiene cierta edad y uno de los problemas a futuro del festival es renovar su público. La decisión de invitar a todos los menores de 14 años (fueron 800 los que acudieron, el doble que en la anterior edición) es una estupenda manera de crear cantera. Posiblemente, otra sería acercar bandas más jóvenes en próximas ediciones, aunque los más mayores del lugar frunzan el ceño. Por lo demás, como siempre, la organización estupenda; más allá de los precios de la bebida y problemas puntuales en el sonido de algunos de los conciertos. Larga vida al Azkena, larga vida al rock. Esperando ya la edición de 2023 para volver a Vitoria.

Vídeo reproductor con actuaciones en esta 20ª edición del Azkena Rock Festival:

Texto por Javier Casamor, Patricio González Machín y Carlos Pérez Báez. Fotos y vídeos Javier Casamor, Carlos Pérez Báez, Javier Macallan, Josepa Suárez, José Arístides, Salvador Jesús García (Comando Gáldar) y Kike Txitxirriki.

Azkena 2022 Azkena 2022 Azkena 2022 Azkena 2022 Azkena 2022 Azkena 2022 Azkena 2022 Azkena 2022 Azkena 2022 Azkena 2022 Azkena 2022 Azkena 2022 Azkena 2022 Azkena 2022 Azkena 222022 

 

 

 

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

No a la Guerra

Los medios machacándonos con los frentes antagónicos cuando muere más gente por...
Leer Más

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.