David Newbould publica «Power Up!»

David Newbould publica Power Up! en Blackbird Record Label. El disco fue grabado en un estudio improvisado en el sótano de su productor/colaborador Scot Sax (Wanderlust) durante la pandemia.  Los dos, separados por un panel de vidrio por razones sanitarias. Sax tocaba la batería, el bajo y otros instrumentos, mientras que Newbould se encargaba de la guitarra principal y la voz. Sorprendentemente, el resultado es muy compacto y muy alejado de la frialdad de este método de trabajo. Durante los seis meses que duró la grabación, también hubo colaboraciones de la banda de directo de Newbould. Y una colaboración fantástica de la violinista Kristin Weber, que dio un toque especial a la versión de Crystal Gayle, Ready for the Times to Get Better, uno de los momentos estelares del disco.

Newbould siempre fue un culo de mal asiento. Nacido en Toronto, se mudó a la ciudad de Nueva York cuando era adolescente y pasó un tiempo en Austin antes de establecerse finalmente en Nashville. Allí, se encontró con la comunidad más fertil de la actualidad. Sin & Redemption de 2019 lo encontró al frente de una banda de estudio de primer nivel cuyos miembros incluían al batería Brad Pemberton (Steve Earle, Ryan Adams) y el gran Dan Baird, y gue elegido por Dirty Rock como uno de los mejores discos de aquel año y lo colocaron en nuestra lista de favoritos.

 

Estas son canciones sobre hacer un balance del presente e intentar sobrevivir. Tras un comienzo ruidista con la canción que da título al disco emerge Peeler Park. ¿Una de las canciones del año? Posiblemente, suena a clásico desde que comienza con unas acústicas y la melancólica voz de David la eleva de inmediato al infinito»Tengo la sensación de que vale la pena esperar», canta David desde su confinamiento. Otro momento fantástico es la sencilla Home Depot Glasses, canción dedicada al fallecido John Prine. Ready for the Times to Get Better es otra maravilla, con ese violín tan «Desire». 

“A los dos nos encantan los álbumes de la década de 1970, cuando los artistas tenían total libertad en el estudio y superaban los límites, experimentaban con sonidos y se divertían. Esa es la vibración que logramos con este álbum también. Es un disco de rock ‘n’ roll de sótano. Algunos solos de guitarra tienen errores, pero también tienen feeling, así que los mantuvimos. Algunas pistas de batería se grabaron con un iPhone. No estuvimos demasiado exquisitos con esos detalles”.

Last Letter es otro de los momentos mágicos, con unas guitarras muy deudoras del caballo loco de Neil Young. El nivel sigue alto hasta el final del disco, demostrando que Newbould es un gran escritor de canciones. That Was Another Time, con su crescendo final, lo demuestra.

Muy apreciado en Centroeuropa, David estará girando por Holanda, Alemania, Bélgica y Escandinavia en septiembre. Desgraciadamente, no podremos verlo de momento en nuestro país.

newbould02

Etiquetas de la historia
, ,
Escrito por
More from Javier Casamor

Jaime Wyatt, historias de supervivencia y redención.

La cantante californiana ha vivido durante años en el alambre y vino...
Leer Más