Existen discos igual de buenos que «Infidels» (1983) de Bob Dylan, pero no mejores…

Bob Dylan Infidels 1983 aniversario review

«Infidels» de Bob Dylan publicado un 27 de octubre de 1983, es álbum más directo que cualquier cosa que Dylan haya hecho desde «Blood On The Tracks» y «Desire». Pasando más allá de su período cristiano y de regreso al mundo secular de la grabación, Dylan toma elementos de esos discos y hace una poderosa declaración sobre el estado del mundo en aquel 1983. ¿Se acuerdan?, fue cuando Reagan comenzó a llamar a la Unión Soviética «el imperio del mal».

«Infidels» es un estimulante, y te hace pensar de qué lado estás. A los críticos, recuerdo que no les gustó, no sé por qué, tal vez los desaparecidos Blind Willie McTell y Foot Of Pride tuvieron algo que ver en eso. Por aquel entonces no dejaba de darle al play a la maravillosa «Jokerman», impregnado de imágenes bíblicas, «Sweetheart Like You», la combinación perfecta de honestidad y hastío del mundo, «Don’t fall apart on me tonight» o «Union Sundown».

Líricamente, Bob está de vuelta en plena forma, Mark Knopfler también está de vuelta en la escena produciendo y tocando la guitarra junto a Mick Taylor de los Stones, y con Sly y Robbie en la sección rítmica, algo tendría que haber estado muy mal para que no sonara bien. Ciertamente es mucho mejor que los tres álbumes de estudio que siguieron. El hecho más impactante es que el álbum no incluía la canción Blind Willie Mctell. 

A comienzos de la década de los ochenta Bob Dylan dejó de dar conciertos y giras debido a a problemas personales, problemas legales con su antiguo representante, muertes repentinas de varios amigos y el acoso por parte de una seguidora que lo seguía tanto en giras como a estudios de grabación, hasta tal punto de tener que contratar seguridad privada.

Contrariamente a la creencia popular, Dylan nunca se alejó del cristianismo después de la ‘Trilogía’ del Evangelio. Simplemente se volvió mucho más sutil en la forma en que influyó en sus obras. Incrustado en «Infidels» hay un profundo comentario social de la sociedad y las políticas modernas, influenciado profundamente por su giro cristiano evangélico. Solo escucha el coro de ‘Man of Peace‘ («a veces Satanás viene como un hombre de paz»), un rechazo al activismo políticamente motivado y al humanitarismo secular. Hay más que un toque de cinismo en las pistas más abiertamente políticas: «Union Sundown» y «Neighborhood Bully», probablemente las pistas más controvertidas del álbum, pero también dos temas absolutamente geniales.

El álbum en sí es de los ochenta en todas las mejores formas, batería nítida, bajo asesino y maestría musical pulida. ¿Dónde más puedes encontrar a los virtuosos Mark Knopfler y Mick Taylor intercambiando licks en temas como «I and I» y en todo el álbum? Sly y Robby forman una sección rítmica perfecta. El álbum es corto (solo 8 temas), y gran parte de la discusión sobre «Infidels» se centra en lo que quedó en lugar de lo que se mantuvo (escucha Bootleg Series Vol. 16). Sin embargo, como álbum, la selección de Bob funciona temáticamente como un todo. En lugar de ver «Infidels» como el regreso de Bob al secularismo, es mucho más apropiado ver el álbum como una aplicación de las creencias de Bob al mundo secular. Es un álbum brillante y abierto al exterior que conserva un sentido de principio y propósito. Este es el punto más alto de Bob en la década de los 80 y uno de sus mejores discos.

«Infidels» está producido por Mark Knopfler persiste en  sus visiones apocalípticas. Dylan había vuelto a creer en sí mismo. Después de todo, Jesús no había llegado y Satán se había ido a dormir la siesta. Infidels era su mejor álbum en mucho tiempo, el número 22 de su carrera. Y que contó para la grabación del mismo con Mick Taylor Ronnie Wood, Alan Clark, teclista de Dire Straits, Sly Dunbar y Robbie Shakespeare, miembros del grupo jamaicano Sly and Robbie.

Daniel Romano lanzó en 2020 «Do (What could have been) Infidels» versionando íntegramente el disco de Dylan «Infidels» (1983) pero a la forma e idea que lo hubiesen hecho una de las primeras bandas de punk rock chicana en Los Angeles como The Plugz.

¿Y quién no recuerda ver a Bob Dylan en la televisión tocar con una de las primeras bandas de punk rock chicana en Los Angeles como The Plugz en el programa nocturno de David Letterman un año más tarde de su publicación interpretando tres temas junto al guitarrista J.J. Holiday, y los dos miembros de The Plugz, el batería Charlie Quintana, y el bajista Tony Marsico. Existen discos igual de buenos que «Infidels» (1983) de Bob Dylan, pero no mejores…

NO MUSIC. NO LIFE. PLAY IT LOUD, MUTHA! FUCK YOUR SPEAKERS. MAKE ART NOT FRIENDS. MUSIC IS MEDICINE

Discos olvidados en nuestra sección Discos olvidados.

More from Carlos Pérez Báez

Red Beard debuta en Tenerife trayendo toda su tempestad

Red Beard presentará su nuevo EP Nobody gonna bring me down en...
Leer Más

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.