Eric Gales o el incuestionable talento del preciado juguete que se pudo romper en mil pedazos

Niño prodigio. Elogios. Malas compañías. Drogas. La historia de Eric Gales, pero con final feliz en su caso, la del hombre que reconoce que se ha equivocado y que lleva ya mucho tiempo con el cuerpo limpio de cualquier sustancia tóxica. Y así, sólo queda talento, que es lo que mostró el pasado 8 de junio de 2017 en La 2 de Barcelona, sala acogedora y donde se disfrutó de cerca –como mandan los cánones y las buenas costumbres- de un señor concierto, de esos de dos orejas, vuelta al ruedo y salida por la puerta grande.

            Acompañado por un terceto absolutamente irrefutable, el cantante y guitarrista estadounidense se centró en piezas de su último trabajo, el más que notable “Middle Of The Road” (2017), y conectó desde el primer momento con un público que llenaba el recinto. “Change In Me (The Rebirth)” marcó el inicio de su querido renacimiento, del poderío que mostró sobre un escenario que vibró de lo lindo con las relecturas de “Boogie Man”, ese gran clásico de Freddie King, y de un tema de Buddy Guy que sedujo rápidamente al respetable: “Baby Please Don’t Leave Me”. Enorme en su lectura de un Blues tamizado de Rock y Funk cuando se presta.

Eric Gales en Barcelona 2017 Apolo

            Junto a él, tres músicos que valen tres imperios, pues el bajista Cody Wright es de esos que hacen que las cuatro cuerdas puedan escucharse tan bien como las seis, en las que Eric es un verdadero maestro. No en vano, especialmente cuidado estuvo el ritmo al ocupar la batería Nick Hayes, que tuvo a su lado como percusionista a LaDonna Gales, la mujer del protagonista de estas líneas y de un recital de los que marca época.   

            Unidos buscaron el encuentro con el otro zurdo, Jimi Hendrix, a través de una incendiaria “Voodo Child (Slight Return)”, consiguiendo salir del recinto en una nube de aplausos, cariño y sonrisas. Por desgracia el camino de Jimi fue interrumpido por esas terribles adicciones que Gales ha dejado atrás para ser un artista de culto por derecho propio.

Texto: Alfredo Castro.

Fotos: Sergio Manrique.

Eric Gales en Barcelona 2017.1

                                                             

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

The Foxholes conquistan la sala Monasterio tras una cuestión de suerte

The Foxholes presentaron en la sala Monasterio de Barcelona su nuevo disco...
Leer Más