Low Festival, Benidorm, a gusto de todos

La noche del sábado prometía un perezoso deambular desde la caída del sol, cuando Nada Surf abandonaron el escenario principal hasta la medianoche, momento en el que Franz Ferdinand reaparecerían en ese mismo lugar. Los neoyorquinos exhibieron músculo y dieron impulso a una jornada que iba a ser larga.

Es lo que tiene el formato trío, que no permite engaños, algo reservado a los mejores: lo das todo o no das nada, triunfas o fracasas. Triunfaron, no importa que cientos de hípsters se movieran de repente al escenario de enfrente, donde su agenda de tribu les impelía a hacer acto de presencia ante los murcianos Neuman. Los que nos quedamos disfrutamos de un final engrasado y enérgico, en el que además se nos dio a elegir qué temas cerrarían el pase: fueron, por aclamación, “Always love” y “Popular”.

Nada Surf en el Low festival de Benidorm el 29 de julio

Neuman, mientras tanto ofrecieron un ensayo de su futuro disco, y parecía eso, un ensayo. Pero la tribu, cuyos afectos tienen jerarquía, ya les había abandonado, ante el plato fuerte de su noche –que no la nuestra: Sidonie, “el peor grupo del mundo”. La verdad, no es para tanto, hay grupos peores, aunque no sabría decir cuáles. Pero a los miles y miles de fieles congregados les encantó y se lo bailaron y corearon, y esto es lo que importa, poder ser feliz con tu banda favorita. Marc Ros se dirigía a su público invariablemente con un “queridas” que denotaba el alto grado de chicas adolescentes, preadolescentes y postadolescentes que nutría el estadio benidormí y que en su mayoría no sabían de qué iba el homenaje a “Subterranean homesick blues” encerrado en el karaoke fatal que hicieron con “No sé dibujar un perro” (el peor karaoke del mundo, dijeron ellos).

Y la noche seguía siendo de ese colectivo que pronto iba a trasladarse, agenda en mano, a rendirse a Viva Suecia, apuntada como banda revelación del año en el programa del Low. Esto de las revelaciones es un misterio, nunca sabes a quién se ha revelado, pero ahí está. Pero la noche, la auténtica noche empezaba a las doce, esa hora mágica en que Cenicienta tenía que irse de palacio.

Franz Ferdinand en el Low festival de Benidorm el 29 de julio

Franz Ferdinand iniciaron su actuación, la primera de este verano en España, con el acelerador pisado, como debe ser, con Alex Kapranos contagiando su dinamismo a cada salto y haciendo notar que estaban bien de forma, dispuestos a empapar a la gente con ese generoso preparado suyo que aúna la fuerza de sus guitarras con el irrenunciable deseo de bailar durante el tiempo que haga falta. “Take me out” fue, era de esperar, la locura, el tiempo no la deja atrás y, si lo hiciera, volveríamos atrás en el tiempo para encontrarla de nuevo.

Se fueron como habían venido, sonando como los grandes, que para eso lo son, y habiendo desplegado durante algo más de una hora no solo su música sino un admirable montaje de luces integrado con ella. La noche podía haber terminado ahí, pero faltaban The Hives, que no llegarían hasta tres cuartos de hora después, tiempo suficiente para acercarse a ver a Los Punsetes, con su rock gamberro y su chocante puesta en escena, con esa Ariadna estática y hierática desgranando una a una letras descaradas y descarnadas.

The Hives en el Low festival de Benidorm el 29 de julio

Y en eso The Hives, esos suecos medio locos o locos del todo que en tres cuartos de hora hacen estallar la adrenalina en veinte mil personas. Vestidos con trajes blancos y negros, descargaron trallazos de garaje entre chanza y chanza de su frontman, el excesivo Pelle Almqvist. “Hate to say I told you so” no podía faltar y no faltó, y después de eso no se podía pedir más, pero siguieron un buen rato, bendita locura. Lo dicho, un Low a gusto de todos, porque no todo es indie en esta vida ni el sábado tiene límite de edad en los treinta y cinco.

Si quieres leer la crónica de la primera jornada del Low Festival, clica en éste párrafo.

Fotos y vídeos por Juan J. Vicedo.

 

Escrito por
More from Juan J. Vicedo

OTTO, en la catacumbas está la verdad

Dos veteranos de la escena alicantina, más otro que lo será dentro...
Leer Más