Dori Freeman publica su segundo disco, «Letters Never Read»

Dori Freeman publicó el pasado mes de octubre «Letters Never Read». Tras su debut hace dos años con su disco homónimo de 10 canciones inspiradas en sonidos de los Apalaches, country y folk de antaño que silenciosamente presentaron a la joven cantante como una de las nuevas voces más prometedoras de la música de raíces. la norteamericana  regresó dos años después con Letters Never Read, un disco más pulido que refina aún más el acto de equilibrio entre el tradicionalismo estricto y el folk moderno.

Encontramos a Dori llegando de unas vacaciones en Maine y respondió amablemente a nuestras preguntas. Esperamos que muy pronto algún promotor la acerque a tierras españolas, tal vez tras la edición de ese segundo trabajo que ya adelantamos en una entrevista a Dori Freeman que puedes leer clicando en éste párrafo.

Mientras que Dori Freeman se esforzó por fusionar lo tradicional y lo moderno en un todo sin fisuras, el segundo álbum de Freeman, producido una vez más por Teddy Thompson, tiende a hacer sus distinciones sónicas más claras. Por un lado, anhelando country sollozante como en temas como «If I Could Make You My Own» y «Lovers on the Run» muestran la habilidad natural de Freeman para la meldía pop, mientras que canciones como «Over There» y «Ern and Zorry’s Sneakin ‘Bitin ‘Dog’, la última de las cuales fue escrita por su abuelo, muestra lo arraigado está la música de Freeman a su ciudad natal de Galax, Virginia, un semillero de música tradicional.

El pop con influencias del jazz y el rhythm & blues de los 60 desempeñan un papel en la formación de la dolorosa mezcla de raíces y folk de Freeman.  Letters Never Read marca una progresión en la composición de Freeman- En su segundo álbum, actualizaciones de Freeman sus influencias mientras afina su composición, y el resultado es uno de los discos de cantautor más seguros y mejores del año 2017.

Ella vive en Galax, una localidad de Virginia de apenas 7000 personas, en medio de Blue Ridge, una región de los Apalaches que popularizó John Fogerty tomando su nombre para su solo band post-Creedence. Una zona muy musical que se considera la cuna del country (oficiosamente se tiene a Bristol, al otro lado de las montañas, como ciudad de origen de este género) En esta zona de los States reina la música tradicional y el bluegrass todavía se toca en los porches de las casas cada atardecer. Sin duda, crecer aquí ha influenciado enormemente a esta joven compositora, aunque la escucha de compositoras más mainstream como Kacey Musgraves o de divos pop como de Rufus Wainwright, su favorito personal, han hecho que sus composiciones tengan personalidad propia.

Después de varios años grabando canciones sin muchas expectativas en su propia casa y actuando en la escena regional, una tarde decidió enviar una de sus actuaciones a Teddy Thompson y consiguió convencerlo para que produjera su primer disco. Editado el año pasado por Free Dirt Records (disquera de, por ejemplo, Pokey Lafarge) recibió una gran acogida en publicaciones como No Depression o la propia Rolling Stone, lo que le ha convertido en una de las revelaciones de la escena de American.

Escucha el nuevo disco de Dori Freeman «Letters Never Read»

 

More from Carlos Pérez Báez

Rod Stewart «Rarities», nuevo disco de rarezas

Rod Stewart publica "Rarities" hoy de 3 de septiembre de 2013, un...
Leer Más