Charley Crockett. Don’t mess with Texas?

El pasado 12 de Septiembre recibíamos con expectación en la capital al bueno de Charley Crokett, descendiente del famoso trampero americano David y con envuelto en un halo de maestría country.

12

La cita fue la primera de esta temporada en la sala El Sol e inaugura también el primero de los bolos al que se puede acudir, gracias a The Mad Note Co. y su Pasaporte Americana. Que ofrecía la posibilidad de asistir a todos estos shows que se nos vienen en la capital:

-CHARLEY CROCKETT. 12 de septiembre, Sala El Sol

-GARRETT T. CAPPS & Nasa Country. 20 de septiembre, Café Berlín

-ALICE WALLACE. 24 de octubre, Café Berlín

-THE DELINES. 28 de octubre, Café Berlín

-WARD HAYDEN & THE OUTLIERS (Fiesta Toma Uno). 9 de noviembre, Café Berlín

La venta de Pasaportes se cerró con el primero de los shows, aunque todavía se pueden obtener entradas por separado para todos estos maravillosos directos que se nos vienen a través de Mutick

2

Antes de nada y para conocer más al de San Benito, hace dos semanas publicábamos una entrevista sin desperdicio. Pero volviendo al tema que nos ocupa, el directo de Charley en El Sol. La noche empezó de manera muy puntual y pasaban pocos minutos de las 21.30h cuando ya teníamos en escena a un viejo amigo de la casa. El locutor de RNE, Manolo Fernández hacía una vez más las veces de maestro de ceremonias y presentaba al artista centrando su discurso en ese famoso «Don’t mess with Texas». Y es que tendemos a dar por hecho que si algo está hecho en esta región de los States, tiene un sello de calidad casi garantizado.

11

Charley sale a escena de inmediato tras la intro de Manolo y comienza a tocar con su acústica, acompañado de una banda compuesta por guitarra, contrabajo, batería y acordeón. Y tenemos que destacar con nota el trabajo de este último a las teclas. Una auténtica maravilla que hace flotar a la banda en un ambiente de Saloon western que no había tenido la oporunidad de ver hasta ahora. La maestría de la telecaster en las piezas de slide al más puro sonido pedal steel hicieron también las delicias de la audiencia.

5

El sonido de Crockett es algo más que eso. La vista, los oidos y el olfato nos sitúan en lo más profundo de una película de John Ford. En lo más profundo de las raíces américanas. Quizá el mejor efecto al respecto que hemos presenciado nunca en la capital y eso de por sí ya tiene un valor infinito. Su nuevo trabajo en ciernes, «The Valley», tiene una pinta espectacular por lo que hemos escuchado en este concierto. No lo perdáis de vista en el radar.

1

Desde el primer tema hasta el último la voz y el sonido de Charley es espectacularmente country. Una pureza que ha destilado a base de pegarse idas y venidas por Nueva Orleans, Nueva York, Texas y California del Norte. Incluso se aprecian reminiscencias de su paso por Paris, España, Marruecos y el Norte de África. Que convierten ese country en un folk «enriquecido». Crockett habla bastante bien castellano y nos dedica muchas frases de agradecimiento y respeto durante la noche.

8

A Charley se le asocia con leyendas como Bill Withers, Merle Haggard, y Gary Clark Jr, por los tintes de sus loncha con foco en el blues del delta, gospel, honky tonk y jazz cajún. Pero lo que vimos esa noche en El Sol, a pesar de ser un buen concierto, queda lejos de esas mencionadas leyendas. Los discos de Crockett son impresionates, con un paladar de americana y country puro lejos del alcance de cualquier mortal, pero en el directo la puesta en escena se queda demasiado plana para el que escribe. La voz de Charley y linea musical de todos sus temas es tan idéntico que termina por aburrir al que no quiera deleitarse todo el tiempo con la misma canción.

9

Es un directo muy divertido y currado, sí, con temas demasiado cortos enlazados uno tras otro con mucha rapidez. Es una línea de la raíz country para pasar una noche bebiendo y bailando mientras disfrutas de un country de calidad. Pero quizá debido a la calidad de la producción de sus discos teníamos otras expectaciones incluso superiores y nos quedamos un pelín descolocados. Estamos acostumbrados a temas que, manteniendo las raíces americanas, se adentran en historias más complejas y elaboradas, en letra y en composición del tema. A pesar de que a Crockett no se le puede negar ese aroma a «vagabundo americano» que enriquece los trallazos.

10

Aún así, es increíble que este tipo de artistas vengan a nuestros escenarios y nos hace infinitamente felices escribir sobre ello. Además preguntando a los asistentes del concierto y contrastando con nuestra redacción de Barcelona, el bolo de Charley fue increible, de lo mejor que se ha visto por estos lares en lo que a country se refiere. El hecho de que a mi me dejara un poco frío no quiere decir que no fuera un concierto de calidad extrema. Para mi «Don’t mess with Texas» no es algo inapelable. Hay que demostrarlo siempre sobre las tablas.

4

En resumen, Charley nos ha dejado un ambiente a Texas y unas miradas de película de John Ford dignas del mejor cowboy. Una música de raíces que olía a America y una banda colosal. Hemos estado en lo más profundo de Estados Unidos en la que ha sido la primera parada del Pasaporte Americana. Salud!

Texto: Javier Naranjo

Fotos: Javier Naranjo, Decio Gomes

Escrito por
More from Javier Naranjo

Apocalyptica. El regalo de Metallica en vena.

Apocalyptica, la banda de chelos vikingos que nos ha regalado una de...
Leer Más