Cat Power edita su nuevo disco de versiones, «Covers»

cat-power-covers

Cat Power edita su nuevo disco de versiones, Covers. Otro disco de versiones de una de las artistas contemporáneas que más ha hecho a lo largo de la carrera. Chan Marshall nunca hace estas cosas por rutina o por sequía creativa. Al ver los resultados, uno piensa que gasta tanta o más energía en reimaginar sus canciones favoritas que en componer piezas propias. Y siempre buscando la emoción propia de cada canción, dándoles la vuelta y una nueva vida que nadie sospecha.

Escucha Covers, el nuevo disco de Cat Power aquí:

 

Su historial está lleno de reinterpretaciones de todo tipo de músicos. Clásicos de los años 60: The Rolling Stones, The Velvet Underground, James Brown, Bob Dylan, Joni Mitchell, Janis Joplin,… Contemporáneos suyos como Smog o Rihanna. Piezas que trae del country más puro –Hank Williams-, jazz –Billie Holiday- o de musicales. Y, como punto peculiar, las reinterpretaciones a sí misma. Siempre, en cada disco de versiones, ha introducido algún tema de su cancionero.

En este nuevo disco destaca su versión de Here Comes A Regular, posiblemente la canción más perdurable y emocional de The Replacements. Parece ser que está inspirada en el recuerdo de su época como artista primeriza en Nueva York. Cada noche escuchaba una y otra vez el lamento de Paul Westerberg en el jukebox de su antro favorito. Ahora, sustituye la guitarra por una línea de piano modestamente adaptada y una modulación vocal que sienta a la canción de maravilla. Algo parecido hace con una canción en las antípodas de esta: Bad Religion de Frank Ocean, presentada con austeridad espartana.

Adoro a Shane MacGowan. Escribí mi canción Living Proof inspirada en las últimas palabras que dijo en su documental: que cuando muera y si Dios no le abre las puertas, ¡derribará la maldita puerta!

Destaca especialmente su versión de A Pair Of Brown Eyes de The Pogues. Con un trote más lento que en la original y un mellotrón que se hace con el protagonismo, es uno de los mejores momentos del disco. Algo parecido pasa en I Had A Dream Joe de Nick Cave, donde ralentiza el ritmo de la canción, convirtiéndolo en un blues gótico repleto de una energía tensa que nunca acaba de explotar.

Curiosa es también la transformación de una de nuestras canciones favoritas de Bob Seger  Against The Wind, que se transforma en una especie de dream pop, que seguramente no convencerá a ningún fan cerrado del americano. Lo mismo podemos decir de Endless Sea de Iggy Pop, que en el original tenía una exuberancia instrumental que aquí no tenemos, reduciendo la instrumentación al riff de guitarra que llena la canción. Y, realmente, no necesita más; funciona así. Contrariamente, Unhate, una nueva versión de su propio Hate, de The Greatest de 2006, tiene muchos más detalles que el original: teclados, percusiones y guitarras peetrantes, con un teclado flotante, tambores secos y una guitarra turbulenta.

No todo el disco es una interpretación tan radical. Por ejemplo, These Days de Nico adapta con bastante precisión la línea de guitarra original de Jackson Browne. El respeto mutuo compartido entre Marshall y Lana Del Rey hace que la adaptación de White Mustang no ambicione grandes cambios respecto del corte original. Como siempre en sus discos de versiones, hay espacio para damas country, con «It Was not God Who Made Honky Tonk Angels» y jazz, en esta ocasión con una versión de I’ll Be Seeing You, popularizada por Billie Holiday

cat-power-promo

 

Escrito por
More from Javier Casamor

Matt Andersen edita nuevo trabajo, «House to House»

El guitarrista canadiense publica su primer disco acústico, grabado en el estudio...
Leer Más