Richard Thompson 23/04/2022: el sábado por la noche vimos brillar las luces más que nunca…

Después de una carrera de casi 55 años encima de las tablas, ¿Qué podía aportar a nuestras vidas un sábado por la noche Richard Thompson? ¿Un disfrutable ejercicio de nostalgia bañado de buen rollo? ¿O una actuación en piloto automático? Nada más lejos de la realidad: lo vivido en el cierre del magnífico Blues & Ritmes de este año fue tan histórico cómo vigente, tan sobrenatural cómo terrenal.

Richard-Thompson-Badalona

Guitarrista único, cada nota tocada por él desprende un pedazo de historia del folk rock británico, y cada estrofa que canta supura la intensidad de los primeros días de Fairport Convention, pero con la madurez de una vida en la carretera. Nada más comenzar el recital tuvo que parar porque se le enramparon las manos: comentó que era la primera vez que le pasaba y por un momento pareció que la noche podía torcerse, pero con el cálido afecto del público y unos estiramientos pudo seguir con toda normalidad.

Richard-Thompson-Barcelona

Un recital súper disfrutable, porque Thompson no vivió de viejas rentas (aunque lícitamente tendría todo el derecho del mundo), sino que repasó su inabarcable cancionero desde los primeros tiempos con los londinenses hasta nuevas canciones maceradas en el confinamiento.

Sonaron joyas atemporales de sus discos con Linda Thompson como “Walking on a Wire” o “I Want to See the Bright Lights Tonight”, los arrebatos escoceses de “When the Saints Rise Out of Their Graves” o citas a la banda madre como «Genesis Hall”(inicio de una de sus grandes obras maestras como fue “Unhalfbricking” de 1969) o el sentido  homenaje a la siempre añorada  Sandy Denny en “Who Knows Where the Time Goes?”, del mismo álbum.

Richard-Thompson-Badalona.

Piezas más modernas como “Keep Your Distance”, “1952 Vincent Black Lightning”, “Sweet Warrior”  o «Johnny’s Far Away» convivieron de manera tan natural como fabulosa con las más añejas, y disfrutamos to the max con su faceta “storyteller” al explicarnos los orígenes y significado de muchas de sus canciones, como cuando confesó en “Walking the Long Miles Home” que The Who es su banda favorita.

Una primera parte del concierto armado únicamente con su voz y su guitarra, y una segunda con la ayuda de su pareja, la cantautora Zara Phillips, para doblar las voces y conseguir esas armonías marca de la casa. Intensidad, sensibilidad y emoción desbordante desprendida por la de uno de los grandes nombres de la música británica de todos los tiempos, al que esperamos durante mucho tiempo y al que ya echamos de menos… 

Fotos por Noemí Pujolar.

– Si quieres leer la crónica de la primera jornada del Blues & Ritmes con Jesse Malin, clica en este párrafo.

– Si quieres leer la crónica de la segunda jornada del Blues & Ritmes con Amadou & Mariam y Blind Boys of Alabama, clica en este párrafo.

– Si quieres leer la crónica de la tercera jornada del Blues & Ritmes con Benmont Tench, clica en este párrafo.

 

Escrito por
More from Albert Barrios

Festival Acústica, 28-08-2020: Maika Makowski o la necesidad de vivir y transpirar música

Crónica in extremis de Maika Makovski en las Nits d’Acústica de Figueres...
Leer Más

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.