Arc Angels: Un sentido homenaje a Stevie Ray Vaughan

“Mejorando con los años como el buen vino” es la expresión que me ha venido a la mente tras escuchar, después de muchos años sin hacerlo, el álbum que los Arc Angels publicaron en 1992. Si en aquella época me pareció simplemente un buen disco (ese año competía con rivales excesivamente duros), ahora se revela como un trabajo excelente e infravalorado, un disco de rock crudo e intenso, con cierto toque comercial,  impregnado de blues tejano y del espíritu de Stevie Ray Vaughan, además de la sensacional y robusta producción de Little Steven.

La historia de esta especie de “supergrupo” comienza en Austin a principios de los noventa, cuando coinciden en los locales de ensayo Austin Rehearsal Complex (de ahí el ARC añadido al nombre), Charlie Sexton (antiguo guitarrista prodigio y compositor del hit de los ochenta “Beat’s so lonely”) que prepara un nuevo álbum, Doyle Bramhall II (hijo del legendario batería de idéntico nombre) que trabaja para Geffen Records y Chris Layton (batería de los Double Trouble de Stevie Ray Vaughan) que ensaya ocasionalmente en una sala que tiene alquilada. A ellos se unirá Tommy Shannon, bajista y compañero inseparable de Layton. Todos ellos tienen un nexo en común: Su vinculación con el genial guitarrista tejano, cuyo fallecimiento todavía resultaba dolorosamente reciente.

Arc-Angels-Charlie-Sexton.2

Lo que empieza como un mero divertimento, sin ninguna intención de grabar, se acaba convirtiendo, tras telonear a Robert Cray, en un desafío por crear música juntos. Y tanto para Chris como para Tommy, la grabación del álbum servirá de catarsis después de la desgarradora  pérdida de su amigo y compañero de fatigas.

De la química resultante entre la combinación de dos guitarristas incendiarios y una de las mejores secciones rítmicas del planeta surgirá el álbum homónimo “Arc Angels” (Geffen 1992), un trabajo que combina con toda naturalidad, blues, rock, soul y funk y donde Charlie y Doyle, compositores de todos los temas, se alternan a las voces o las entrelazan al más puro estilo ZZ Top. Si bien es cierto que se intuye muy buen feeling entre los dos músicos, la realidad es que apenas colaboran componiendo juntos, salvo en dos temas, “Spanish moon” y “Living in a dream”.

Arc-Angels-Charlie-Sexton.3

Y es este último, el que da comienzo de manera poderosa al disco. Un tema en su concepción casi hard-rockero y el más cercano a la recreación del sonido de Stevie Ray Vaughan. Le sigue “Paradise Cafe”, una mezcla imposible entre los Faces y Lynyrd Skynyrd, que debería haber arrasado en las listas de medio mundo con un estribillo tan irresistible. “Sent by angels” es el emotivo homenaje impregnado de soul al guitarrista fallecido, mientras que “Sweet Nadine” es una inspirada composición de rock americano a cargo de Sexton, finalizando la primera cara con dos canciones de Bramhall: la adictiva y funky “Good time” y la conmovedora y bluesera “See what tomorrow brings”.

Arc-Angels-Charlie-Sexton.

La segunda cara se abre con dos cortes de Charlie Sexton, la rockera y enérgica, “Always believed in you” y la ensoñadora y sentimental “The famous Jane”, seguido de uno de los momentos álgidos del álbum, “Spanish moon”, otro escalofriante blues donde se comprueba la increíble química entre los dos líderes del grupo.

A continuación, un bello medio tiempo de Bramhall, “Carry me on”, para finalizar el trabajo con “Shape I’m in”, el clásico tema rockero trotón, que bien podría haber pertenecido a los Georgia Satellites, y que se ve enriquecido por las sabias teclas del Faces Ian McLagan (que también colabora en el resto del disco), y con la épica y vibrante “Too many ways to fall”.

Arc-Angels-Charlie-Sexton.1

Aunque la mayor parte de la crítica cayó rendida a sus pies, dada la evidente calidad de todo el trabajo, y daba la sensación de que el cuarteto de Texas estaba a punto de explotar a nivel de popularidad, la realidad es que su propio nombre resultó un amargo presagio de lo que vendría a continuación, y los Arc Angels cayeron tan rápido como habían subido.

Diferencias creativas, lucha de egos entre sus dos líderes, giras extenuantes y una grave adicción a la heroína de Doyle Bramhall II provocó la ruptura de la formación en 1994, concluyendo con una serie de conciertos de despedida en el Austin’s Backyard.

También es interesante apuntar que las ventas no acompañaron, en unos años noventa inmersos en plena vorágine del grunge y el rock alternativo (alcanzando a pesar de ello un más que meritorio puesto 127 en la lista Billboard), y es una lástima, porque hubiera merecido mejor suerte. El álbum poseía la suficiente entidad para haber atraído a cualquier fan del rock. Ni siquiera ayudó el hecho de que actuasen un par de veces en el popular Late Show de David Letterman.

Arc-Angels-Charlie-Sexton

Tras la disolución del grupo, cada uno de los componentes reanudó su carrera por separado. Charlie Sexton grabó un par de álbumes en solitario, alternando una reputada labor de productor (Eddie Brikell, Lucinda Williams, Marc Cohn, Super Seven…) con la de guitarrista habitual de Bob Dylan o colaboraciones con Chuck Prophet.

Doyle Bramhall II también publicó sus propios trabajos, girando además como guitarrista junto a Eric Clapton o Roger Waters, mientras que los inseparables Double Trouble colaboraron en tres discos del quinteto soul  Storyville y han apoyado a artistas tan diversos como Buddy Guy, John Mayer, Kenny Wayne Sheperd o al propio Bramhall en el proyecto The Mighty Zor.

Arc-Angels-Charlie-Sexton.-living-in-a-dream

En el 2009, los Arc Angels (salvo Tommy Shannon, retirado por motivos de salud) anunciaron una reunión, que cristalizó en “Living in a dream”, un CD/DVD en directo de unos conciertos puntuales que habían dado en el 2005. Entre el material seleccionado, además de tocar la totalidad de su debut en vivo (y el “She’s alright” de Muddy Waters), incluyeron un documental sobre la historia de la banda, dos temas nuevos (“Crave and wonder” y “What I’m looking for”) y una versión de Paul McCartney (“Too many people”).

Este lanzamiento les sirvió de acicate para realizar una nueva gira y telonear a Eric Clapton por Inglaterra, y si bien los miembros de la banda habían asegurado que estaban trabajando en nuevas composiciones para un hipotético segundo disco, no ha vuelto a haber noticias al respecto. Esperemos que algún día los Arc Angels desplieguen sus alas de nuevo.

NO MUSIC. NO LIFE. PLAY IT LOUD, MUTHA! FUCK YOUR SPEAKERS. MAKE ART NOT FRIENDS. MUSIC IS MEDICINE

Discos olvidados en nuestra sección Discos olvidados.

Texto por David Rodríguez Araujo.

More from David Rodríguez Araujo

Mandrill. Funk fusion desde Brooklyn

Cuando se habla de las bandas funk más importantes de los setenta...
Leer Más