Sorbos de Electricidad. Los Radiadores

Sorbos de Electricidad. Los Radiadores disco review reseña

¿Te encuentras abatido, el cielo está nublado, no sabes qué puede ir peor? Date unos sorbos de electricidad con Los Radiadores. ¿Estás exultante, te comes el mundo, el sol sale también de noche? La respuesta es la misma. Los Radiadores no fallan, en cada entrega te pasan una píldora que calma tus ansiedades y te lanza como un cohete hacia el lugar donde quieres estar. Cada disco y cada canción. No necesitan más de tres minutos y van a ras de suelo. Moriré más por ti es un aldabonazo que llama a quien escucha, rendición de pleitesía a su majestad el riff, un himno hiperbólico. Estamos en los años 70 del siglo que se fue. ¿Estuviste allí y no lo recuerdas? Entonces no estuviste, ya sabes. Es posible que te reenganches sin salir de casa, este disco es para ti. La vida es demasiado corta para que pierdas el tiempo con cajas de bombones sin azúcar, vinos sin alcohol, cigarrillos sin mandanga.

Los Radiadores te hablan de la vida, del amor, de los temas universales que antes que ellos tocaron Shakespeare y los Beatles y algunos predicadores del Medio Oeste. La misma canción, la chica no volverá, y si le busca no le encontrará, doo-doo-doo-wop. La verdad, digo yo, está en uno mismo y la música es su transmisor, por eso cuando un tipo como Raúl Tamarit canta He visto cosas que no podrás creer, las creas o no el estribillo es tuyo desde la primera frase, lo repites con él subido a una tarima que no existe, a una barra de bar imaginaria. Puede ser la del King Creole, el bar en el que los recuerdos vuelven. Han vuelto a llamar. Una tras otra, nueve canciones sin etiquetas, el rock es la brújula que ayuda a navegar, aunque este sea un tiempo nuevo y tenemos que admitirlo: Ya no somos jóvenes. Escúchalas si quieres y si no simplemente báilalas, son pedazos de un pasado que ya vivimos y que no se ha ido. Hay una fiesta en tu habitación, muévete, es tu oportunidad, hace mucho que no quedan héroes, nos cuentan que desaparecieron porque nadie escuchaba sus melodías. No hay héroes, tan cierto como que en Fort Yukon todos los renos murieron. Los Radiadores son simplemente una banda de rock and roll, un sueño cumplido. Rápido, sumérgete en el sonido que te empuja hacia el final, enchufa a tu cabeza ese bajo que suena con el último sorbo de electricidad. Ya no te importa si el cielo tiene nubes, ¿verdad?

Etiquetas de la historia
,
Escrito por
More from Juan J. Vicedo

El testimonio de Tom Jones

Andaba yo por mis años de parvulario cuando “It’s Not Unusual” alcanzó...
Leer Más