Slim Jim Phantom & Furious: Rockabilly a Quemarropa en la Sala Bóveda

Como tres disparos. A quemarropa. Entre el humo que surgía del escenario de la Sala Bóveda, el viejo Mephisto barcelonés, apareció Slim Jim Phantom, acompañado de los hermanos Mark y Andy Halligan que, al contrabajo y a la guitarra, hicieron del Rockabilly su bandera. No debemos olvidar que Phantom es el baterista de unos Stray Cats que, al menos sobre el papel, no se han disuelto todavía pero a los que hace casi una década que se les echa de menos. Y para calmar el hambre de sus seguidores, este hombre ha creado una especie de tributo a su grupo de toda la vida que el pasado 1 de mayo vino, llegó y venció en menos de una hora y cuarto de concierto que supo a poco dada la intensidad y calidad de la música. Pero así es el espíritu de este trío y el que acompañaba a los Cats en sus años de gloria: tocar rápido, vivir deprisa y dejar al respetable con ganas de más.

Desfilaron ante los oídos de los presentes, los clásicos de los neoyorquinos despertando tanto la nostalgia como las ganas de bailar y corear himnos como  “Runaway Boys”, “Stray Cat Blues” y una incendiaria “Rock This Town”. Pero la mirada a los padres del género, a los rockeros clásicos de los cincuenta, también estuvo presente con “Matchbox” y “C’Mon Everybody” más una versión del “Suzie Q” de la Creedence Clearwater Revival que supo a verdadera gloria. Y es que, al fin y al cabo, si lees esta crónica en tres minutos es porque lo bueno, si es breve, dos veces bueno y porque tres fueron los músicos que tocaron esa noche, el mismo número de disparos que tiene una metáfora buscada a la velocidad de un buen Rock’N’Roll.

Fotos por Desi Estévez.

Slim Jim Phantom & Furious en Barcelona.8

 

 

Etiquetas de la historia
, ,
More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Mist presenta «The Loop of Love» en Valencia

Mist presenta "The Loop of Love" en Valencia de la mano del...
Leer Más