Existen discos igual de buenos que «No Free Lunch» de Green On Reed, pero no mejores…

Éste es uno de los discos que tuvo el privilegio de volarme la cabeza. Fue en 1985 y no recuerdo cómo ni dónde ni por qué compré la edición holandesa de este EP de Green On Red, pero la comunión con lo que escuché fue inmediata. Neil Young y Bob Dylan se estaban haciendo viejos y la música americana paría cachorros que venían a ocupar ese espacio ancho en el que el aullido de las guitarras y el gruñido de las voces no desdeñaba las melodías. Qué diablos, ahí había canciones de nuevo, buenas canciones, excelentes canciones que sonaban como si cuatro amigos divirtiéndose y creyendo en lo que hacían nos las trajeran hasta el bar de la esquina.

«Time ain’t nothing» se convirtió ya para siempre en uno de mis himnos ese mismo día en que la aguja cayó sobre él. El primero de siete escasos cortes en un disco que sabe a poco, porque querrías que tuviera más canciones, más música que extendiera el estado de gracia que bendecía a los músicos que lo firmaban. Siete canciones como siete puñetazos que te tumban no sabes si sobre la pradera o sobre el suelo de un honky-tonk, seis de ellas propias y la otra una versión del patriarca Willie Nelson. Ninguna es mejor que la otra. Dan Stuart te lleva de una a otra sobre una sección rítmica poderosa (Jack Waterson al bajo y Alex McNicol a la batería), mientras Chuck Prophet y Chris Cacavas abren con la guitarra y piano las puertas de la diversión.

Escucha «No Free Lunch» (1985) de Green On Red

NO MUSIC. NO LIFE. PLAY IT LOUD, MUTHA! FUCK YOUR SPEAKERS. MAKE ART NOT FRIENDS. MUSIC IS MEDICINE

Discos olvidados en nuestra sección Discos olvidados.

Escrito por
More from Juan J. Vicedo

LOW 2018, Luna de sangre, planetas y sol

Con récord de asistencia de público y un cartel de lo más...
Leer Más