Carnet de rockero: reflexiones sin red

Me ha gustado el último disco de Greta Van Fleet. Muy sólido, rozando el notable, no estará entre mis favoritos del año porque abundan los medios tiempos y tiene canciones que se alargan demasiado. Pero de esto a tacharlos de burda copia y hacer mofa hay un abismo.

¿Qué se inventó en la escena sleazy de L.A. a mediados de los 80’s? ¿Qué tuvo de inédito el Grunge o la escena escandinava encabezada por Hellacopters? ¿La mejor banda de RnR de los últimos treinta años, The Black Crowes, no se basó en Stones, Faces y Aerosmith y le dieron su toque personal e intransferible? Las redes sociales han amplificado el esnobismo rockero, tan exclusivo como excluyente, que entroniza ciertos nombres y ningunea a muchos otros.

Desde joven he intentado de manera cíclica que me gustaran grupos imprescindibles para solicitar el carnet de rockero, volviendo a pinchar sus albums de vez en cuando por si por fin me iluminaba. Velvet Undreground, Ramones, Clash y Pixies nunca me han llegado ,no son lo mío, pero siempre he reconocido su valía, importancia e influencia posterior. En cambio, nunca tuve dudas al poner en el plato a Neil Diamond, Steely Dan o Pablo Cruise: amor a la primera escucha. ¿Me inhabilita para entrar en el club de los melómanos?

Carnet-de-roquero-Cordovas

Carnet-de-rockro-Tulsa

Os propongo un rápido ejercicio: antes de la pandemia, ¿Cuál consideráis que era la media de edad de los asistentes a los conciertos de Rock? ¿Existe realmente un relevo generacional? En mi opinión hay que ser más flexibles, más “open mind”, y celebrar la aparición de gente como Greta Van Fleet, Harry Styles o Billie Eilish, aristas de calidad con los que a lo mejor no tenemos un vínculo emocional pero que aseguran la supervivencia de la música popular. Sus seguidores no solo asisten a sus conciertos, sino que compran las diferentes ediciones de sus discos y bucean en sus gustos, ampliando su paleta de cd´s o vinilos que entraran en su habitación.

Con el último de Greta Van Fleet escucho ecos de Rush, Yes o Led Zeppelin, pero también me pasa con Weyes Blood, Blitzen Trapper o Nuria Graham. Excelsos filtradores de clásicos que imponen su personalidad en el resultado final. La única criba que hago es la de la calidad, sin modas , esnobismos o exclusividad que me haga perder la ocasión de disfrutar de la buena música. Y es que cuanto más, mejor.

Carnet-de-rockro-Marcus-King

Fotos y texto por Albert Barrios.

Escrito por
More from Albert Barrios

Existen portadas igual de buenas que «Going steady» (2018) de North Americans, pero no mejores…

Se podrían escribir cientos de libros acerca no sólo de las portadas...
Leer Más