Cowboy: acordes imaginados bajo el cielo del Sur

Cowboy 1977 disco

Incluir a Cowboy en ese cajón de sastre que es el Southern Rock es más por una cuestión de conexión fraterno-amical con las bandas puntales del género que por un tema de afinidad sonora, ya que (sobre todo al principio) siempre estuvieron más cercanos a los postulados campestres, armónicos y relajados del country rock californiano que a la intensidad e instrumentación sureña, como el mismo Tommy Talton ha declarado en varias ocasiones.

La génesis del grupo surge en 1969, cuando después de la ruptura de The 31st Of February, Scott Boyer (que compartía protagonismo con los hermanos Allman y Butch Trucks) coincide en una jam en Orlando con Tommy Talton, que ya había despuntado con una banda de garaje llamada “We The People”,  que obtuvo varios éxitos regionales. La química surge inmediatamente entre los dos, sobre todo a la hora de realizar las armonías vocales, y deciden reclutar a varios músicos (Bill Pillmore, Pete Kowalke, George Clark y Tom Wynn) y formar Cowboy, debutando al año siguiente con Reach For The Sky (1970), editado por ATCO, pero con logo de «Capricorn Records Series«. Influenciado básicamente por la música que se realizaba en ese momento en la Costa Oeste de los USA (CSN&Y, Poco etc…), los líderes de la banda llevan el peso de la mayoría de la composición, con letras entre poéticas y bucólicas, con canciones no muy largas y eminentemente acústicas.

5’ll Getcha Ten” (1971) es sin duda su mejor trabajo, la mejor manera de entrar en el microcosmos de una banda que está en su cenit creativo, donde a un excelso nivel de inspiración se le suman colaboraciones de lujo que acaban de dar ese toque mágico que diferencia un gran disco de una obra magna.

En la emocionante “All My Friends” (recuperada posteriormente por Gregg Allman para acabar de redondear su debut “Laid Back” de 1973) Chuck Leavell le da esa pincelada única que solo él puede aportar y en su más conocida canción, “Please Be with Me”, es Duane Allman y su slide que eternizarán la composición de Boyer.

Eric Clapton realizó una gran versión durante las sesiones de su archiconocido “461 Ocean Boulevard” (1974), que no incluyó en su momento, pero que se puede disfrutar en “Give Me Strength: The ’74/’75 Studio Recordings”, editado en 2013.

Integrados completamente en Capricorn (donde Talton ejerce de músico de sesión), la banda alterna las giras con la preparación de dos grandes proyectos que verán la luz en 1974: la edición de un disco propio y el acompañamiento a Gregg Allman en su gira y posterior álbum en directo. “Boyer & Talton” (1974) es toda una declaración de principios: la banda son ellos dos, sustituyen a los músicos fundacionales y graban un disco muy diferente a los dos anteriores, con un sonido setentero donde las guitarras acústicas dejan paso a la electricidad e intensidad, con canciones más largas e incluso desarrollos instrumentales, cosa inédita hasta el momento.

A parte de músicos de estudio encontramos la ayuda de primeras espadas como Jaimoe, Toy Caldwell o Dru Lombar, pero dos apariciones son básicas para entender el giro estilístico del álbum: Randall Bramblett en el saxo y Chuck Leavell en los teclados actualizan el sonido del grupo. No tan formidable como su anterior álbum, es un gran disco, y muchos aficionados a Cowboy le tendrán igual o mayor estima que sus dos primeras entregas discográficas debido a su mayor fuerza e instrumentación.

Cowboy Gregg Allman Tour gira discos

Al mismo tiempo acompañan a Gregg Allman en la gira de presentación de “Laid Back”, que quedará plasmada en el doble en directo “The Gregg Allman Tour” (1974), grabado en el Carnegie Hall de New York y el Capitol Theatre de New Jersey. Subtitulado en la portada “With His Special Guests Cowboy/Boyer & Talton”, interpretan un par de canciones propias, «Time Will Take Us» y «Where Can You Go”, que no desentonan en un recital con el clásico sonido sureño de Capricorn.

T. Talton / B. Stewart / J. Sandlin ‎– Happy To Be Alive” (1976) surge por pura casualidad: mientras Talton y los músicos, productores e ingenieros Johnny Sandlin y Bill Stewart esperan para participar en una sesión para Dickey Betts , el líder de Cowboy les muestra las  canciones que tiene en mente en ese momento. El resultado les gusta tanto que se lo muestran al capo de Capricorn, Phil Walden, que rápidamente les empuja para que entren en el estudio y canalicen las ideas conjuntas en un LP.

El resultado, de calidad, adolece como suele ser habitual en estos casos de la dispersión de sensaciones que provoca el grabar un disco coral donde se tiene que repartir el protagonismo. Se podría considerar un disco en solitario de Talton, ya que está escrito en casi su totalidad por él (exceptuando la versión de “Workin’ In The Coal Mine” de Allen Toussaint), y cuenta con la ayuda de lo mejorcito de la casa (incluido su colega Boyer) así como estelares apariciones de Steve Miller y Joe Walsh. De sonido más moderno y renovado que toda su producción anterior, hasta se atreve a incorporar sonoridades reggae, tan en boga por entonces.

“Cowboy” (1977) será el canto del cisne de la banda, un disco agradable de escuchar pero que deja de manifiesto que su unión ya no da más de sí: el agotamiento creativo y los problemas financieros de Capricorn hacen mella en un plástico que tanto en imagen como en contenido certifica que el final de década será también el del grupo. Con el apoyo de Jaimoe y el omnipresente Randall Bramblett, será un digno epitafio en estudio.

En los siguientes años siguen ligados a la música a nivel local, y no es hasta el año 2006 que se vuelve a reunir: bajo el nombre de Capricorn Rhythm Section se juntan varios de los colegas de la época dorada del sello, entre ellos el dúo, y editan “Alive at 2nd Street Music Hall” (2006), un agradable directo lleno de blues y RnR, donde aparte de atacar varios “standards” también rescatan varios de sus clásicos.

 “Cowboy, Boyer & Talton Reunion 2010” (2011), grabado en el Cox Capital Theater de Macon el 17 de diciembre del 2010 demuestra que quien tuvo retuvo, un completo repaso a la discografía del conjunto que no tendrá continuación con una reunión en estudio: continuaron editando discos en solitario (Talton es el más prolífico) y se unieron de forma esporádica para recitales acústicos hasta la muerte de Boyer en 2018. Una magnífica forma de perpetuar el espíritu de una banda sin igual.

Cowboy discos banda

Escrito por
More from Albert Barrios

Magalí Sare & Sebastià Gris, Festival Acústica 28-08-2: regalando momentos sobrenaturales

Apuesta ganadora la de este dúo, pasando de etiquetas y rompiendo esquemas...
Leer Más

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.