The Rolling Stones abren su gira Zip Code Tour en San Diego

Allá por 1962, cuando The Rolling Stones se conformó como banda por primera vez de manos del virtuoso Brian Jones, nadie, ni siquiera Mick Jagger, que ha declarado alguna vez: “No creí seguir haciendo esto ni siquiera a los 20” pensó que su adicción a los escenarios les llevarían a desafiar cualquier lógica natural al paso del tiempo. En cada tour se repiten, de forma orquestada los mismos rituales: anuncian que será la última gira, tickets a precios desorbitados – aunque la altísima demanda se ocupa de que parezca que se venden churros en una fiesta patronal- y se corre el rumor de siempre: la enemistad de Jagger y Richards, un binomio que ha durado 53 años juntos y al que no le hace falta celebrar bodas de oro y plata para demostrar lo que sólo ellos saben.

Show en Los Angeles: 44 años de Sticky Fingers

El 20 de mayo se anunció oficialmente un secret gig en la ciudad de Los Angeles del que se había hablado hacía meses. Las entradas se pusieron a la venta por internet horas antes del show: tocarían el Sticky Fingers (1971) en su totalidad, promocionando la reedición del álbum, prevista para el 9 de junio. El aforo del Fonda Theatre (1.200 personas) y la cantidad de famosos que se dejaron ver por allí, entre ellos Jack Nicholson y Bruce Willis, da a entender que los tickets disponibles -que costaban 5 dólares, dinero que se devolvía al afortunado al recogerlas- no fueron más que un puñado.
Mas allá del revuelo montado por este concierto y la fantástica maniobra de marketing que ello conlleva, después de tocar joyas como “Sway” o “You gotta move” se espera que la grabación del show se edite en dvd, la demostración de que el incentivo económico es clave en cada paso que dan.

Stones abren gira americana en San Diego

Sus Satánicas Majestades empezaron gira anoche en San Diego, en el estadio de béisbol “Petco Park”. Única cita en la costa Oeste del país y vuelta de los Stones a su elemento natural, los grandes estadios, donde Jagger mejor se desenvuelve y pavonea cual “cheerleader” de instituto, término con el que él mismo se ha definido.
Esta nueva gira, llamada “ZIP Code tour” en alusión a la cremallera y al códigos postales (zip) del álbum Sticky Fingers y al código postal de las ciudades que visitan, no contará con Mick Taylor, quien fue cimiento irreemplazable de dicho disco y en general, parte esencial del período de mayor calidad y productividad de la banda.

El joven bluesman Gary Clak Jr. bastante conocido en este país, tocó como telonero antes de los británicos, demostrando que es uno de los mejores guitarristas en activo.
Media hora después de que terminara, todo se apagó, 40.000 personas se citaban para ver en directo a la mejor banda de rock and roll de la historia. Unos visuales delirantes dieron paso al speaker que pronunció la famosa frase acuñada tiempo atrás por Sam Cutler: “Ladies and Gentleman, please welcome, The Rolling Stones!”.

Suena “Jumping Jack Flash” y el estadio se quiere caer abajo, fuegos artificiales acompañan los primeros acordes de Richards y la entrada eléctrica de Mick Jagger; es el inicio de una entrega entre público y banda que duraría más de dos horas. Le seguirían “It´s only rock and roll”, “All Down the line” y “Tumbling Dice”, el sonido del estadio era impecable, las guitarras sonaban limpias y Ronnie Wood hacía de las suyas, entre riffs de infarto y payasadas propias de quien es el bebé del grupo (67).

5/23/2015 San Diego, Ca. | The Rolling Stones begin their US Tour Sunday night at Petco Park downtown. LtoR Ron Wood, Keith Richards and Charlie Watts during the bands Petco Park performance. | Photo Sean M. Haffey

Tras el sencillo más reciente que han grabado “Doom and Gloom”(2012), Jagger anunció que tocarían temas del Sticky Fingers, lo que hizo pensar a más de uno que con suerte repetirían lo hecho en Los Ángeles días antes, pero hubo que conformarse con oir “Bitch” (con Gary Clark como tercer guitarra), un “Can´t you hear me knocking” con una ejecución perfecta y la joya de la noche: “Moonlight Mile”, uno de esos regalos llenos de emotividad que de vez en cuando te dan los Stones, un deep cut que no tocan a menudo y que estuvo acompañado de unos visuales exquisitos. Tras la clásica inyección de “Honky Tonk woman”, Jagger se fue a “descansar” mientras Keith cantaba sus dos canciones.

Luego con “Midnight rambler”, los movimientos lúbricos, casi insultantes del frontman volvieron a levantar al público. Una canción que dura unos 13 minutos y que conforma un alarde de maestría al alcance de muy pocos. Es el paradigma de su música, con diferentes ritmos, con altibajos y con un final de éxtasis. Le seguirían “Miss you”, que fue coreada por cada asistente, “Gimme shelter”, “Start me up” y “Sympathy for the Devil” en el que Jagger repitió el mismo atuendo de su pasada cita en Madrid. Un abrigo de plumas cual Rey de las Tinieblas, que le triplicaba en volumen, recordando que es uno de los pocos que está por encima del bien y del mal.

The Rolling Stones en San Diego 2015.12

 

“Brown Sugar” que fue siempre territorio de Bobby Keys (fallecido recientemente en Mississippi) necesitaría un saxofonista que cubriera el hueco de un músico brillante, con un carisma único y que era amigo y compañero de los Stones desde tiempos del “Exile on Main Street”. La respuesta vino de la mano de Lenny Kravitz que le recomendó a Jagger un músico con el que había trabajado en 2008. El fichaje para esta nueva gira es Karl Denson, un “san diegan” que debutaba con los Stones en su ciudad natal, lo que llevó a que todos enloquecieran cuando el vocalista hizo las presentaciones.

“You can´t always get what you want” -con coro en directo incluído, también de San Diego- iría justo antes de la apoteósis de “Satisfaction” y de los fuegos artificiales que cerraban la fiesta del rock and roll, de la euforia desatada y el mejor show que se puede ver en la actualidad.
Anoche no habré oído suficientes veces “How they can do it?” (¿Cómo lo hacen?) o “They look like a bunch of kids” (Parecen un par de chiquillos), como para exponer fielmente la experiencia que es ver a los Stones en directo. Ni ellos mismos se explican cómo siguen juntos después de tanto tiempo.

El dicho americano: “Piedra rodante no cría musgo”, origen del nombre del disco “Rolling Stone” del maestro Muddy Waters y posteriormente del nombre de la banda, conforma el epítome de su andadura, y mientras sigan rodando, tenemos piedras para rato.

 

Texto Miguel García Perera, California 25 mayo de 2015.

 

The Rolling Stones San Diego set list 24 mayo 2015:

1. jumpin jack flash
MUSIC-ROLLINGSTONES/2. it’s only rock and roll
3. all down the line
4. tumblin dice
5. gloom & doom
6. bitch
7. moonlight mile
8. can’t you hear me knocking
9. street fightin man
10. honky tonk woman
11. slipping away (Keith Richards)
12. before they make me run (Keith Richards)
13. midnight rambler
14. miss you
15 gimme shelter
16. start me up
17. sympathy for the devil
18. brown sugar
–BISES–
19. You cant’s always get what you want
20. Satisfaction

 

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Los Mescaleros ganan en el Mono Loco su enésima batalla

Mescaleros actuaron en la nueva sala barcelonesa Mono Loco para presentar su...
Leer Más