Adiós a Gregg Allman, adiós al Midnight Rider

Gregg Allman nos dejó este sábado 27 de mayo de 2017 a los 69 años de edad. El cantante, teclista y compositor lideró Allman Brothers una de las bandas pioneras del rock sureño durante 45 años. Su vida estuvo marcada por los excesos, adicción al alcohol y drogas, además de sus múltiples matrimonios. Se casó y divorció seis veces. Su tercera esposa fue la cantante Cher, matrimonio que duró solamente nueve días. Gregg Allman grabó doce álbumes de estudio con los Allman Brothers´y ocho discos en solitario, su último el fenomenal «Low Country Blues» en 2011.

Los Allman Brothersun grupo con dos vidas marcadas por el carisma y la muerte temprana de su hermano Duane Allman, considerado después de Jimi Hendrix el mejor guitarrista de rock de todos los tiempos. Gregg firmando grandísimas canciones y su hermano Duane revolucionando calladamente desde su Gibson LesPaul el modo de concebir la guitarra eléctrica con una mano puesta en el blues del Delta y la otra puesta en el jazz de John Coltrane.

Gregg Allman abandona su vida en la tierra, pero empieza su leyenda. La de un artista que ha trascendido la disciplina musical para convertirse en un icono a través de su música y canciones. Pocos artistas han conectado tanto con tantas generaciones a la vez. Conectar con la idea de que todo es posible, de que cierta tristeza es algo inspirador, de que la imaginación es el mayor motor.

Su  disco póstumo se llama “Southern Blood”, disco producido por el stoniano Don Was y grabado en los estudios Fame Studios en Muscle Shoals en Alabama con una fecha de publicación para el 2 de junio, tras su anterior “Low Country Blues” publicado en 2011.

La última colaboración de Gregg Allman fue para los Blackberry Smoke en su último disco «Like an Arrow» (2016), en la que interpreta Free on the Wing.

The Allman Brothers Band fueron una de las grandes bandas de la historia del Rock, su sonido contiene Blues y Rock sutil y enérgico, mezcla de los dos grandes géneros, barnizado con improvisaciones de Jazz. Los Allman Brothers, miembros del Rock and Roll Hall of Fame desde 1995, dejan un legado de once Discos de Oro y cinco de Platino entre 1971 y 2005, casi una veintena de álbumes publicados y un montón de himnos de Rock Blues con tintes Country y Jazz que quedarán para la historia de la música, “Whipping Post”, “Midnight Rider”, “Little Martha”, “Ramblin’ Man”,  “One Way Out”, “Melissa” o “Ain’t wasting time no more” entre otras muchas canciones.

Durante los últimos años, Allman se enfrentó a la hepatitis C, que le fue diagnosticada en 2009, y en 2010 recibió un trasplante de riñón, teniendo que cancelar multitud de giras y conciertos durante estos últimos 7 años.

The Allman Brothers con Gregg Allman y Duane Allman sentaron las bases del Rock sureño, con sus mastodónticos desarrollos instrumentales con toques de Jazz y Psicodelia,Blues dramático y baladas melancólicas. Cóctel y combinación de las raíces blancas y negras presentes en el sur de los Estados Unidos con Gregg Allman cantando casi todos los temas del grupo, Duane Allman y Dickey Betts, como guitarras solistas, la incursión de dos baterías, uno de ellos Jaimoe Johanson, de raza negra, al igual que en The Jimi Hendrix Experience o Sly & the Family Stone, en Allman Brothers Band lo importante era la música y no el color de la tez.

Desde que los Allman Brothers grabaran aquella primera canción titulada “Black Hearted Woman”, su primer single como banda en 1969, su segundo álbum de culto que aún hoy sorprende por su riqueza en matices, rinde homenaje en el título, Idlewild South, a la granja donde habían vivido en las afueras de Macon en su Georgia natal.

Con aquel segundo trabajo de los Allman Brothers en 1970 hacía presagiar un torbellino creativo que estalla en esa prodigiosa grabación en vivo que es el tercer disco publicado por la banda, The Allman Brothers Band at Fillmore East, suponiendo un punto de inflexión en el crecimiento del grupo, un intento consciente por parte de Duane Allman de tener más espacio para poder desarrollar su creatividad, más allá de los 3 minutos y medio de las canciones grabadas en estudio.

El cuarto álbum de los Allman será ya en gran medida sin Duane, aunque sus guitarras aparecen de manera cuasi-fantasmagórica, ya que muere trágicamente en un accidente de moto en 1971. La tragedia se repite casi en las mismas circunstancias con el bajista de la banda, Berry Oakley. El propio Gregg contrae una hepatitic C contagiada por un tatuaje en malas condiciones que explica bastantes cosas del desarrollo y declive de la banda hasta 1976 que es cuando se separan.

Antes de aquella separación, los Allman Brothers publicarían,  Eat a Peach incluía canciones que marcan la vida nueva de los Allman, donde Gregg deja cada vez más espacio para que Dicky Betts, el segundo guitarra, se luzca. Y el disco Brothers and Sisters, con la incorporación de un nuevo teclista llamado Chuck Leavell y un nuevo bajista, Lamar Williams. El compositor indiscutible es ahora Dicky Betts, que consigue por primera vez que el grupo entre en listas de éxitos alcanzando el primer top-ten de su carrera con “Rambling Man”.

En 2012 se publicó “My Cross to Bear” la autobiografía de Gregg Allman  escrita por Alan Light y William Morrow para la editorial Harper Collins Publishers, título sacado de un extracto de su canción para The Allman Brothers, “It’s Not My Cross To Bear”, y que significa “La cruz que llevo a cuestas y de la que me responsabilizo”, canción premonitoria que describa la vida de Gregg Allman y que aparece en el álbum debut de The Allman Brothers en 1969, junto a otras joyas como “Whipping Post”, “Dreams” o “Every Hungry Woman” junto a su hermano Duane Allman, Dickey Betts, Berry Oakley, Butch Trucks, y Jai Johanny “Jaimoe” Johanson en la mejor banda de Southern Rock de la historia.

“My Cross to Bear”, cuenta como Gregg Allman, se siente muy influenciado por la música negra, especialmente por el Blues, el Jazz , el Gospel y el Country, narra detalladamente cómo influyó el asesinato de su padre en él y su hermano Duanne cuando eran unos niños, además de sus inicios con el piano Hammond B-3, del que aprendió a marchas forzadas, entre múltiples historias.

Gregg Allman actuó dos veces en nuestro país, fue en el Azkena Rock Festival en Vitoria el 25 de junio de 2011 y al día siguiente en la plaza de la Vírgen Blanca, también en Vitoria. En aquel fenomenal décimo aniversario del festival, edición que marcó su récord histórico de asistencia con  55.580 personas durante tres días.

La crónica del concierto de Gregg Allman en el Azkena Rock Festival aquel 25 de junio de 2011 la contamos de la siguiente manera:

Y corriendo para encontrar el mejor lugar posible, muy cerca del escenario por cierto, a escasos cinco metros del mítico piano Hammond B3 de Gregg Allman, el norteamericano se presentaba en solitario, sin sus Allman Brothers, pero sí con unos músicos de gran calibre. Para sorpresa de muchos, ¡Floyd Miles!, quien conozca a los Allman Brothers y su historia conoce al bueno de Floyd, voz y percusión, Jay Collins, saxo tenor y presentador de la banda, Steve Potts, batería, Jerry Jemmott, bajo, Bruce Katz, teclados y Scott Sharrard, guitarra.

Gregg Allman ha muerto 27 mayo 2017 Azkena ARF

El de Tennessee y ex de Cher (casado solamente con la cantante y actriz de El Centro, California,  solamente nueve días, aparte de haber tenido otra media docena más de matrimonios y el haber tenido una relación sentimental con la actriz porno de sólo 17 años Savannah.) pisaba España por primera vez para presentarnos su Low Country Blues, un álbum que conjuga perfectamente el blues, country, folk y algo de rock sureño, todo versiones de los mejores interpretes norteamericanos repasando el pasado que va desde los años veinte a los cincuenta (Sleepy John Estes, Junior Wells, Skip James, Muddy Waters,Bobby Bland, Robert Plant, etc)., el álbum, una obra maestra del 2011, la única canción que no está versionada es “Just another rider”, co-escrita con su inseparable Warren Haynes  de los Gov’t Mule, que no sonó en los cielos de Gastéis aquella tarde, para que os hagáis una idea el álbum suena.

Gregg Allman ha muerto 27 mayo 2017 Azkena Rock

Peregrinos de todos los rincones del mundo para ver a una figura fundamental de las últimas décadas en la historia de la música. Con un setlist fabuloso, “Don’t Keep Me Wondering, I’m No Angel, One Way Out, These Days,  Back To Daytona (con Floyd Miles), Dreams, Can’t Be Satisfied, Melissa,Band Introduction, Before The Bullets Fly, Midnight Rider,Whipping Post,Sweet Feeling, y Statesboro Blues”, Gregg dejó atónitos a todos los presentes con un directo más que entregado y emotivo.

Gregg Allman ha muerto 27 mayo 2017 ARF 2011

Cantó como nunca la versión de Jackson Browne, ” These Days”, invitó a su amigo de la infancia y de toda la vida Floyd Miles a cantar “Back to Daytona” Hasta ese momento, soberbio, salvaje y poético.

Gregg Allman ha muerto 27 mayo 2017 Azkena 2011

Regalo tras regalo a modo de canción a todos sus fans, hubo un momento en el que se acercó muy cerca donde me encontraba para darle uno muy especial a una chica que se encontraba justo delante de mí, don’t keep me wondering!!! nos preguntábamos los presentes.

Gregg Allman ha muerto 27 mayo 2017

Concierto perfecto, sublime, cara de satisfacción en Mister Gregory Lenoir Allman y en todos nosotros. Perderse un concierto suyo parece imperdonable, sin lugar a dudas “el Midnight Rider” pasó como una apisonadora dejando fritos nuestros cerebros.

Descansa en paz Gregg Allman.

Fotos y vídeos por Carlos Pérez Báez.

More from Carlos Pérez Báez

«Lonely Boy», The Black Keys, adelanto de su nuevo trabajo «El Camino» el próximo 6 de diciembre.

The Black Keys editará el próximo 6 de Diciembre su nuevo disco...
Leer Más